Sucesos

Familia de mamá asesinada por asaltantes sentía miedo cada vez que ella salía a trabajar

Neshmy Calvo Mora tenía apenas un mes de trabajar en el Walmart de Curridabat

escuchar audio Escuchar este artículo
Neshmy Calvo Mora, de 37 años. Foto tomada Facebook.

La familia de Neshmy Calvo Mora, de 37 años, sentía mucho temor cada vez que ella salía de su casa en horas de la madrugada para dirigirse a su trabajo, pues tenían miedo de que algo le pudiera suceder en el trayecto de su casa a la terminal de buses de Lumaca, en Cartago.

Lamentablemente ese temor que sentían sus seres queridos se terminó por convertir en realidad, pues Neshmy perdió la vida a manos de dos desalmados que la apuñalaron en el pecho para tratar de asaltarla.

“Mi hermana era un poco reservada, nunca me dijo que le diera miedo salir a trabajar a esas horas, pero creo que en el fondo ella sí temía, porque uno no es inmortal o así. Uno siempre teme, más como está la situación actualmente, ahora le hacen el daño a uno por cualquier cochinada.

“Nosotros le decíamos que tratara de no agarrar el bus ahí y ella nos estaba diciendo que lo estaba cogiendo por un colegio, pero solo era para no preocuparnos, porque le quedaba muy largo ir hasta el colegio y el bus a veces iba muy lleno y no le paraba”, contó Jennifer Masís Mora, hermana de Neshmy.

“Mi hermana era un persona única, una excelente madre, una mujer muy trabajadora y luchadora, era alguien muy sencilla y humilde”

—  Jennifer Masís Mora, hermana de Neshmy.

El atroz hecho que le costó la vida a Calvo, quien era madre de dos muchachas de 15 y 16 años, y de un muchacho de 20 años; sucedió en horas de la madrugada del domingo, en las cercanías del Instituto Nacional de Aprendizaje (INA), por Metrocentro. Neshmy sobrevivió al ataque pero murió poco después en el hospital Max Peralta de Cartago.

“Mi hermana estaba trabajando en el Walmart de Curridabat, tenía apenas un mes de haber entrado ahí. Ella caminaba a agarrar el bus en la terminal de Lumaca, fue en ese trayecto donde sucedieron los hechos. Ella entraba a las 6:00 de la mañana, entonces tenía que coger el bus de las 5:15 de la mañana”, contó Masís.

En cuanto al crimen de su hermana, Jennifer confirmó que los asaltantes no pudieron quitarle ninguna de sus pertenencias, pues cuando la encontraron ella todavía tenía su celular y dinero en efectivo. Masís y su familia están pidiendo ayuda a los vecinos del lugar del ataque para que las autoridades puedan dar con los responsable.

Emocionada por la Navidad

Según Masís, su hermana estaba muy ilusionada por la llegada de la Navidad, sobre todo porque planeaban realizar con sus familiares el juego del “amigo secreto”, para intercambiar regalos.

Incluso ellas dos estuvieron conversando sobre eso un día antes de que ocurriera la tragedia. Ese sábado también hablaron de todo lo que deseaban hacer para el 24 de diciembre.

“Ese sábado estábamos hablando de los regalos de diciembre, incluso le había comentado que el 24 hiciéramos algo en mi casa. Queríamos hacer un amigo secreto para esa reunión, pero ahora ella no va a estar y es algo que cuesta aceptar”, contó.

Masís dijo que tenían planeado hacer una actividad muy bonita para ese día tan especial, pues su familia necesitaba estar más junta que nunca.

“Mi abuelita falleció hace 6 meses, entonces queríamos unirnos aún más, para que este diciembre no se sintiera la ausencia de mi abuelita, pero ahora nos van a hacer falta las dos”.

No negaba la ayuda

Una de las cosas que más caracterizaba a Neshmy era el gran corazón que tenía, pues nunca dudaba en tenderle la mano a quien más lo necesitara.

“Era alguien que nunca se negaba a ayudar a nadie, tuviera o no ella las posibilidades, porque a ella no le sobraban las cosas, pero nunca le negaba la ayuda a nadie, menos en el lugar donde vivía, que estaba rodeado de mucha gente de la calle y ella siempre les daba desayuno o algo que comer”, contó su hermana.

“Ella a pesar de todo siempre estaba de buen humor, siempre tenía una sonrisa para todos”

—  Jennifer Masis, hermana de Neshmy.

El funeral de Calvo se realizó a las 11:00 de la mañana de este martes en la iglesia María Auxiliadora y sus restos descansan en el cementerio general de Cartago.

LE RECOMENDAMOS

En beneficio de la transparencia y para evitar distorsiones del debate público por medios informáticos o aprovechando el anonimato, la sección de comentarios está reservada para nuestros suscriptores para comentar sobre el contenido de los artículos, no sobre los autores. El nombre completo y número de cédula del suscriptor aparecerá automáticamente con el comentario.