Silvia Coto.21 diciembre, 2018
Los hermanos de Carla Stefaniak fueron quienes se presentaron ante una corte para poner la denuncia. Foto: Cortesía
Los hermanos de Carla Stefaniak fueron quienes se presentaron ante una corte para poner la denuncia. Foto: Cortesía

Los familiares de la venezolana Carla Stefaniak, de 36 años, quien fue asesinada mientras visitaba Costa Rica, demandaron la mañana del jueves a la plataforma Airbnb y a los dueños del lugar donde se hospedó, Le Mas de Provence en San Antonio de Escazú.

La información la dio a conocer el periódico digital Tampa Bay Times, en la que se indica que los hermanos de la mujer, Mario y Carlos Caicedo, presentaron la denuncia ante la Corte del condado de Hillsborough, en la ciudad de Tampa, Florida, Estados Unidos.

Ellos reclaman que Airbnb fue negligente en su deber de proteger a los clientes, de igual manera los propietarios de los apartamentos donde se hospedó en el país. La familia exige el pagó de $15 mil (unos ¢9 millones).

Incluso, ya Airbnb borró a Le Mas de Prevence de sus opciones como lugares de alquiler.

"Todas las partes que se benefician de la reserva de Stefaniak, incluido Airbnb, deberían haber sabido el peligro que supone darle a Espinoza (guarda de seguridad sospechoso del crimen) acceso no supervisado a mujeres vulnerables en un entorno privado”, dice el abogado Jeffrey Jack Gordon en la publicación.

La plataforma virtual fue fundada en California en el 2008 y permite alquilar habitaciones en línea a nivel mundial.

Stefaniak desapareció el 28 de noviembre y su cuerpo fue localizado el lunes 3 de diciembre a unos 300 metros de distancia del cuarto en el cual se hospedaba, en las cabinas Le Mas de Prevence. Ella estaba enterrada y solo unos de sus brazitos salía de la tierra, eso permitió encontrarla. Ella había viajado a Costa Rica para celebrar su cumpleaños junto a una cuñada, pero esa mujer regresó a Estados Unidos el 27 de noviembre.

El sospechoso es un nicaragüense que está ilegal en el país y trabajaba como guarda del lugar, él descuenta seis meses de prisión preventiva.

Airbn, en sus publicaciones, decía que Le Mas Prevence tenía un guarda calificado para el puesto las 24 horas.

El OIJ informó que la venezolana tenía heridas de cuchillo en el cuello y golpes, al parecer, fue víctima de un ataque sexual.