Alejandra Portuguez Morales.18 junio, 2019

Por 39 violaciones, 11 abusos sexuales, 14 producciones de pornografía, uno de difusión de pornografía, dos de tenencia de pornografía y nueve delitos de corrupción de menores es que la Fiscalía pidió 850 años de cárcel contra un hombre de apellidos Rojas Retana, una de las más altas que se escuchó en el país.

El acusado de 37 años y quien habría cometido estas injusticias contra una niña cuando ella tenía entre 6 y 9 años.

A Rojas no se le conoce una profesión y solo se sabe que hacía arreglos en casas.

A este tipo lo juzgan en los Tribunales de Desamparados desde el mes anterior y este miércoles en la tarde darán a conocer su sentencia.

El tipo logró tener cercanía con la pequeña porque era amigo del papá y convivía con la familia desde hacía 15 años, incluso la pequeña lo llamaba “tío”.

Cuando detuvieron al primer hermano de apellidos Rojas Retana los vecinos le gritaban por el daño que causó. Fotos Melissa Fernández
Cuando detuvieron al primer hermano de apellidos Rojas Retana los vecinos le gritaban por el daño que causó. Fotos Melissa Fernández
Mamá de niña es otra acusada

Por este mismo caso también juzgan a un hermano de este sujeto, quien también lleva los mismos apellidos.

Contra este segundo sujeto el Ministerio Público pidió 104 años de prisión, debido a que lo señalan de cometer cuatro abusos sexuales, tres violaciones y un delito de corrupción de menores.

La mamá de la pequeña es de apellidos Valverde Calvo y contra ella pidieron 36 años de pena, por tres delitos de violación en modalidad de cómplice, seis de incumplimiento a la patria potestad y tres de corrupción de menores.

En junio del 2017 detuvieron al segundo hermano, que vivía a escasos 500 metros de donde habitaba la inocente. Foto: Cortesía Fiscalía para LT
En junio del 2017 detuvieron al segundo hermano, que vivía a escasos 500 metros de donde habitaba la inocente. Foto: Cortesía Fiscalía para LT
300 videos de pornografía

Las agresiones que sufrió la pequeñita fueron descubiertas luego de que la Policía de Nueva Zelanda envió un aviso por medio de Interpol a Costa Rica indicando que desde acá un hombre enviaba vídeos abusando de la pequeña.

Estos videos fueron reproducidos en Nueva Zelanda, Australia y Francia.

Las autoridades extranjeras lograron determinar que salían de suelo tico por medio de una imagen donde salía el nombre del centro educativo donde estudiaba la menor.

Mientras que las autoridades ticas ubicaron la casa por medio de la señal IP que emite cada computadora y de donde enviaban los videos.

La noche del martes 23 de mayo del 2017 las autoridades allanaron una casa en Higuito de San Miguel de Desamparados donde detuvieron al primer hermano. Foto: Melissa Fernández.
La noche del martes 23 de mayo del 2017 las autoridades allanaron una casa en Higuito de San Miguel de Desamparados donde detuvieron al primer hermano. Foto: Melissa Fernández.

El primer sujeto y contra el que piden 850 años de cárcel fue detenido la noche del martes 23 de mayo del 2017, él vivía en la misma casa de los papás de la inocente, en el allanamiento le encontraron 300 videos de pornografía infantil que había hecho contra la pequeñita.

Dentro de las pruebas, en las habitaciones de la menor y del primer sospechoso encontraron juguetes eróticos con rastros de semen.

El segundo hermano cayó el martes 6 de junio del 2017 en San Miguel de Desamparados, este vivía a una distancia de 500 metros de donde habitaba la pequeñita, su familia y hermano.

A pesar de que el Ministerio Público está pidiendo penas máximas contra estas personas consideradas como enfermas sexuales, la justicia no será suficiente, porque la pena máxima en Costa Rica es de 50 años de cárcel. Además tampoco la vida les será suficiente para el daño que provocaron.