Rocío Sandí, Édgar Chinchilla.23 mayo

Fernanda Morales creció lejos de su papá, Luis Fernando Morales Murillo, y con un gran rencor hacia él, pero hace un año decidió dejar atrás los resentimientos para reconciliarse.

Resolvieron los problemas a la distancia porque desde hace ocho años la joven reside en Estados Unidos.

Mientras ella vivía los mejores días de su vida y trataba de recuperar el tiempo perdido, la muerte apareció y le arrebató a su papá en un terrible accidente de tránsito.

Horas antes de morir Luis Fernando publicó en 'Face' fotos de su mamá para desearle feliz cumpleaños. Foto: Tomada de Facebook.
Horas antes de morir Luis Fernando publicó en 'Face' fotos de su mamá para desearle feliz cumpleaños. Foto: Tomada de Facebook.

Luis Fernando, quien tenía 55 años, ayudaba a un hombre a pasar muebles y electrodomésticos de una casa a otra en un camión. Iba en el cajón para sostener un espejo, pero cayó desde el vehículo en el que hacían el flete y murió.

Luis sufrió un golpe en la cabeza y además el espejo se quebró y lo cortó. La muerte fue inmediata.

El hecho ocurrió el miércoles pasadas las 4:30 de la tarde en Tres Equinas de La Fortuna de San Carlos, Alajuela.

A Fernanda la llamó el hermano mayor para darle la terrible noticia y desde ese momento se aferra a los pocos, pero buenos, recuerdos que recogió el último año con su papá.

“Estos últimos meses fueron los mejores de mi vida, encontré no solo un papá, sino al mejor de los amigos. La última vez que hablé con él fue hace dos días, le estuve contando cosas de mi hijo Matthew, que tiene dos años; nunca lo vio personalmente, pero sí en videollamadas y lo amaba”, contó la joven, de 25 años.

“Él era un hombre alegre que la pulseaba mucho. Aunque a veces tuviera problemas, siempre tenía una sonrisa en el rostro”, agregó.

Desde que se arreglaron Fernanda y el papá se escribían con frecuencia por medio de las redes sociales y de vez en cuando se hacían videollamadas, pero los dos soñaban con reunirse para darse un abrazo que borrara todos los años que estuvieron molestos y separados.

La joven dice que le duele mucho la muerte de su padre aunque le gustaría no podrá venir al país para despedirse de él.

El hombre cayó del carro y se golpeó la cabeza en la calle. Foto: Édgar Chinchilla.
El hombre cayó del carro y se golpeó la cabeza en la calle. Foto: Édgar Chinchilla.
Alegría se convirtió en dolor

Los familiares de Luis Fernando que viven en Costa Rica también están muy dolidos por la repentina pérdida, sobre todo su mamá, doña Daisy Murillo, ya que su hijo murió el día en que ella cumplía 78 años.

Incluso algunos allegados a la víctima contaron que horas antes de la tragedia, Luis Fernando estuvo compartiendo un quequito con la mamá.

Morales también compartió en su página de Facebook unas fotos en las que celebraba la vida de su madre con el mensaje: “hoy está de cumpleaños la mujer más preciosa de este mundo, mi madrecita muchas bendiciones para la única”.

La hija de Luis Fernando contó que su papá se ganaba la vida en lo que le saliera, pero principalmente trabajando en el campo y en construcción.

El día del accidente la Policía de Tránsito informó que el carro del que se cayó el peón era conducido por Danilo López Chacón. Los tráficos le hicieron la alcoholemia y esta dio negativo.

López tenía sus papeles y los del carro al día. Según se supo, cuando se dio el accidente los hombres estaban a 600 metros de llegar a la casa a la que tenían de dejar los muebles.

Las autoridades le piden a la gente tener mucha precaución a la hora de mover este tipo de objetos ya que no es permitido que las personas viajen en los cajones de los vehículos por el riesgo que eso representa.

Fernanda Morales, hija de la víctima: “No me crié con él, pero se que era un hombre admirable que siempre luchó por salir adelante pese a las dificultades”.