Alejandra Portuguez Morales.25 abril

Las Villas Le Mas, el último lugar en el que estuvo hospedada Carla Stefaniak dejó de funcionar como hotel luego de la muerte de la turista venezolana, en noviembre pasado.

Federico Campos, abogado de los dueños del negocio dijo que sus clientes decidieron cerrar las puertas.

Este sitio era ofrecido por medio de la aplicación Airbnb, sin embargo, luego del homicidio la plataforma sacó al hotel como referencia en Costa Rica, que está ubicado en calle Hoja Blanca de San Rafael, Escazú.

“Mis clientes son profesionales que no dependían de los ingresos de Airbnb, entonces después de lo sucedido tan grave y delicado no les interesó rentar más las villas por Airbnb ni de otra forma similar”, dijo Campos.

Carla Stefaniak vino a Costa Rica a celebrar su cumpleaños y la mataron una noche antes de marcharse. Foto: Archivo LT
Carla Stefaniak vino a Costa Rica a celebrar su cumpleaños y la mataron una noche antes de marcharse. Foto: Archivo LT

Campos estuvo al tanto de la entrevista que don Carlos Caicedo, papá de Carla, le dio al medio Primer Impacto, en el que hizo varias afirmaciones como que la habitación en la que acabaron a su hija la limpiaron tres veces, al parecer, con la intención de borrar huellas y otras evidencias.

Además, Josept Rivera, uno de los abogados de la familia de la extranjera mencionó que en este sitio hacían orgías y que creían que la mujer fue asesinada por siete hombres y entre los sospechosos tenían a los dueños del lugar.

Las Villas Le Mas en calle Hoja Blanca de San Rafael, Escazú ya no es ofrecido como hotel. Foto: Rocío Sandí
Las Villas Le Mas en calle Hoja Blanca de San Rafael, Escazú ya no es ofrecido como hotel. Foto: Rocío Sandí

Ante estas afirmaciones Campos considera que hay un interés económico. “Ha sido evidente el interés indemnizatorio que pretenden y la única razón por la que inventan, sin fundamento alguno, que hay siete personas involucradas, lo cual es para ligarlos a los hechos y lograr así su cometido económico”.

En un principio trascendió que la última noche en la que Carla estuvo en el país hubo una fiesta en las Villas, no obstante, Campos negó que fuera cierto. “Mis clientes nunca, ni siquiera compartieron con ella como huésped”, expresó.

Concluyó diciendo que los investigadores judiciales llegaron al menos en tres ocasiones a las Villas en busca de evidencias.

Los abogados de la familia de Carla prefirieron no referirse a las afirmaciones de Campos. Por la muerte de Carla hay dos guardas detenidos de apellidos Espinoza y Martínez.