Sucesos

Joven asesinada en Puntarenas soñaba con ser mamá de una chiquita

Yailyn Quesada estaba a punto de concluir su bachillerato, solo le faltaba pasar la prueba de Matemáticas

Yailyn Quesada Luna, joven asesinada en Puntarenas. Foto tomada de Facebook.

Yailyn Quesada Luna, de 18 años, era una joven llena de sueños e ilusiones, y uno de sus anhelos más grandes era convertirse en la madre de una chiquita.

Así lo contó a La Teja una familiar muy cercana a Yailyn, quien pidió que su nombre no fuera publicado, y que lamentó que la muchacha no pudiera cumplir ese sueño.

La joven murió asesinada de varios golpes y puñaladas.

“Me decía que ella quería tener una hija dentro de unos años para que fuera como una prima para mi hija y pudieran crecer juntas como lo hicimos nosotras”, contó.

El crimen fue descubierto la noche del pasado jueves 16 de setiembre, cuando hallaron el cuerpo de Yailyn dentro de una cabina en el barrio 20 de Noviembre, en Puntarenas, comunidad en la que ella vivía con sus papás.

Dentro de ese lugar las autoridades también encontraron el cuerpo de Erick Lobo Murillo, de 52 años, quien se ahorcó dentro del baño. Al parecer, Lobo habría sido quien asesinó a Yailyn y luego se quitó la vida.

La jovencita estaba desaparecida desde la noche del miércoles 15 de setiembre, día en el que salió de su casa para asistir a unas clases de matemáticas en el INA de El Cocal y no regresó más.


—  “Era una muchacha muy feliz, muy alegre, todas las amistades que tenía la apreciaban muchísimo, nunca le hizo daño a nadie”, dijo una familiar de Yailyn.

A punto de sacar el bachi

Otro de los sueños que Yailyn tenía era el de terminar su bachillerato, y de hecho estaba muy cerca de alcanzar esa meta.

“Su principal sueño en estos momentos era el de sacar su bachillerato, ya que solo le faltaba la prueba de Matemáticas, después de eso quería entrar a la universidad y conseguir un trabajo para pagarse la carrera”, contó.

Quesada también deseaba conseguir un buen trabajo para ayudar a su mamá y sacarla adelante, de manera que ella no tuviera que seguir trabajando.

“Ella tenía muchos deseos de superarse en la vida y quería darle de todo a la mamá y a sus hermanos, ellos eran el principal motivo para que ella deseara salir adelante”, recordó su ser querido.

Irradiaba alegría

Para sus familiares, Yailyn era una joven que irradia alegría, pues a cualquier lugar que llegaba cambiaba el ambiente para bien, ya que era una muchacha que se daba a querer.

“Cuando ella trabajó en la marisquería de la familia, en Jicaral, fue muy querida por su simpatía y supo ganarse el corazón de muchas personas.

En el barrio donde vivió toda su vida todos la conocían y nunca se metió en problemas con nadie. Ella fue una excelente persona, a la que injustamente le arrebataron la vida”, contó la allegada.


—  “Sentí horrible, primero me di cuenta que está desaparecida y luego me dijeron que la encontraron muerta, estos son los momentos en que aún no logró asimilarlo”, dijo Nohelí Vega, amiga de Yailyn.

A estas palabras se unió Nohelí Vega, amiga de Yailyn, quien la recordó como una muchacha de gran corazón que siempre estaba ahí para quien la necesitara.

“Donde llegara transmitía alegría, era una amiga incondicional, de esas que sin importar la hora estaba para vos.

“Ella era luz para la vida de muchos, una chica con muchos sueños y metas, que siempre luchaba para tratar de cumplirlos”, dijo Vega.

Nohelí contó que hace un tiempo conversó con Yailyn y esta le contó que estaba ahorrando platita para sacar el permiso de portación de armas, pues quería ser oficial de seguridad privada como uno de sus hermanos.

Noticia desgarradora

Al igual que lo hizo Ana Yancy Luna, mamá de Yailyn, su familiar dijo que desconocía sobre la existencia Erick Lobo o si este conocía a la muchacha.

“Lo que sé es que la hija del sujeto habría dicho que, aparentemente, ellos eran pareja, eso nos tomó por sorpresa, porque ni siquiera sabíamos que él existiera”.

El OIJ no confirmó si existía alguna relación sentimental entre Quesada y Lobo, sin embargo, entre vecinos se hablaba de que ellos se conocían desde hace tres años y que la joven a veces pasaba a la casa de Lobo.

En cuanto a la muerte de Yailyn, su ser querido dijo que jamás esperaron recibir una noticia como esa, pues la muchacha no era de andar en malos pasos.

“Enterarme de lo sucedido fue un golpe demasiado duro porque ella para mí, era una hermana, crecimos juntas, nos teníamos casi siempre la una a la otra y ella le tenía demasiado cariño a mi hija.

“Lo que más duele es la forma en la que le arrancaron la vida, sin piedad. Si ella hubiese muerto por una enfermedad o algo así tal vez sería más fácil de asimilar, pero ahora nuestra familia está sufriendo mucho”.

Otra familiar de Yailyn le comentó a La Teja que gracias a la ayuda de varias personas ya cuentan con todo lo necesario para darle el último adiós a la muchacha, sin embargo, dijo que aún no sabía cuándo realizarían su funeral.