Silvia Coto.23 enero

El querer alejarse de un grupo criminal por petición de sus amigos y de su familia sería la causa por la que un muchachito de 18 años fue asesinado en Alajuelita.

El OIJ identificó al joven como Sebastián Chaverri López.

Él andaba en el carro de un familiar e iba sentado en el asiento trasero (se desconoce si iban más personas en el vehículo). Llegaron hasta una vivienda, ubicada 125 metros al sur del mirador El Ranchito, en el Llano de Alajuelita, donde el conductor se bajó, pero Chaverri se quedó en el carro esperándolo.

Ese momento fue aprovechado por un hombre que se acercó al vehículo y le disparó en más de 10 ocasiones.

El sospechoso se dio a la fuga en un carro de color blanco que lo esperaba a pocos metros. De momento no ha sido capturado.

Cuando los familiares de Sebastián llegaron a tratar de ayudarlo ya estaba fallecido, así lo confirmó la Cruz Roja.

El hombre recibió 10 balazos. Foto de Jorge Castillo
El hombre recibió 10 balazos. Foto de Jorge Castillo

El OIJ indicó que el fallecido recibió los disparos en la cabeza, el cuello y el brazo izquierdo.

El carro en el que murió el muchacho le fue devuelto a su familiar después del levantamiento del cuerpo.

Una fuente ligada al caso comentó que, aunque están iniciando con la investigación, Sebastián aparentemente estuvo en un grupo dedicado al narcotráfico, el cual opera al sur de la capital y que por súplicas de sus familiares se había alejado de esas personas.

Sin embargo, al parecer, al muchacho lo amenazaron en repetidas ocasiones de que no se podía alejar y que debía seguir cumpliendo con lo que le pidieran.

El OIJ solo indicó que parece tratarse de un ajuste de cuentas.