Adrían Galeano Calvo, Andrés Garita.15 julio, 2018
Nadie en el barrio alcanzó a ver al asesino. Foto Andrés Garita
Nadie en el barrio alcanzó a ver al asesino. Foto Andrés Garita

Un joven que salió este domingo a comprar pan en su bicicleta para el desayuno terminó asesinado de un balazo en la cabeza a escasos metros de la panadería.

El aterrador hecho ocurrió a eso de las 8 a. m., en el sector conocido como El Progreso, en El Roble de Puntarenas.

El fallecido es un muchacho de apenas 17 años y su identidad no trascendió por tratarse de un menor de edad.

De acuerdo con el informe preliminar del OIJ, los vecinos de esta comunidad escucharon varios balazos, por lo que por temor a salir heridos esperaron durante unos minutos dentro de sus casas y cuando salieron a ver qué había pasado vieron al joven tirado sobre la calle junto a su bicicleta.

“Se nos despacha a la atención de un herido de bala, al llegar al lugar se atiende un hombre que presenta un impacto de bala en la cabeza y se declara fallecido en el lugar”, indicó el cruzrojista Lidier Mora.

Lo tenían medido

Aparentemente el responsable de asesinar al muchacho ya lo tenía medido, pues al parecer el joven siempre salía a la misma hora a comprar el pan.

Así lo reveló una joven muy cercana al muchacho, quien prefirió mantenerse en el anonimato por temor a algún tipo de represalía.

La joven contó que minutos antes del asesinato ella estuvo con al muchacho, pero a eso de las 8 a. m., este le dijo que lo esperara porque iba a ir a comprar pan a una panadería que está a escasos 500 metros de la vivienda.

Aunque ella no alcanzó a ver cómo sucedió el ataque, dijo que el joven fue interceptado cuando estaba a unos 150 metros del local en donde solía comprar pan.

El asesinato ha causado mucha preocupación en el barrio, donde una vecina, quien tampoco quiso dar su nombre, dijo que les da miedo salir a la calle por temor a que los alcance una bala perdida.

"Este barrio estaba muy tranquilo, pero en estos últimos días han ocurrido muchas cosas como este homicidio”, dijo la mujer.

El OIJ investiga las personas con las que se relacionaba el joven, para tratar de establecer un posible móvil.