Rocío Sandí.5 febrero

Andrea Acuña y su esposo, Helman Rojas, llegaron este miércoles a las 10 de la mañana al Tribunal de Apelación de Cartago para asistir a una cita con los tres jueces que liberaron al pastor que presuntamente abusó de una de sus hijas y quien tampoco tiene medidas cautelares.

Los dolidos papás querían conocer por qué razón el Tribunal decidió anular la sentencia de 14 años de cárcel que le clavaron al hombre, de apellidos Chacón Leandro en octubre pasado, por presuntos abusos contra la niña los que supuestamente habrían ocurrido en el 2015, cuando ella tenía cinco añitos.

Andrea Acuña y Helman Rojas no pudieron reunirse con los jueces que liberaron al supuesto abusador de su hija. Foto: Jonathan Jiménez.
Andrea Acuña y Helman Rojas no pudieron reunirse con los jueces que liberaron al supuesto abusador de su hija. Foto: Jonathan Jiménez.

Doña Andrea había ido este lunes al despacho judicial a tratar de hablar por los jueces y pasó ahí toda la mañana pero al final le dijeron que no la podrían atender y por eso le dieron cita para este miércoles.

A la hora pactada para la reunión, la jueza tramitadora Nataly Miranda los atendió y les dijo que los tres jueces que tomaron la decisión de absolver al acusado estaban en una audiencia, por lo que no los podían atender.

Miranda escuchó con atención los alegatos de los papás y aprovechó para explicarles que no es común que los jueces se reúnan con alguna de las partes para dar explicaciones.

Andrea aprovechó la oportunidad para desahogarse y decirle a la jueza que no entendía cómo era posible que dejaran en libertad y sin medidas a un hombre que inicialmente fue condenado por abusar sexualmente de una niña.

La pareja teme por la seguridad de su hija ahora que el presunto abusador está libre. Foto de Jonathan Jiménez.
La pareja teme por la seguridad de su hija ahora que el presunto abusador está libre. Foto de Jonathan Jiménez.

“Nosotros fuimos a un juicio muy duro en el que se presentó evidencia, ya sean en videos o escrita, así como testimonios sobre las cosas que ese hombre le hizo a mi hija. Ella (hija) dio su testimonio llorando ante los jueces y dijo que ya quería que terminara la pesadilla que estaba viviendo.

“Por la decisión de ese Tribunal de Apelación ahora mi chiquita está con miedo y todos vivimos encerrados en la casa porque el hombre que le hizo daño a mi hija pasa a cada rato por ahí y se burla de nosotros”, aseguró.

Helman también conversó con la jueza y le dijo que él sentía que su familia estaba desprotegida por la ley.

“Ese hombre se robó la dignidad de mi hija y ni siquiera descontó los seis meses de prisión preventiva que le impusieron mientras la sentencia quedaba en firme. La frustración que sentimos es muy grande, por eso queríamos escuchar de boca de los jueces qué fue lo que los llevó a liberarlo”, enfatizó.

El pastor había sido sentenciado a 14 años de cárcel en octubre pasado, pero un Tribunal lo absolvió el viernes pasado. Foto: Keyna Calderón / Archivo.
El pastor había sido sentenciado a 14 años de cárcel en octubre pasado, pero un Tribunal lo absolvió el viernes pasado. Foto: Keyna Calderón / Archivo.

La jueza le explicó a la pareja que no hay más remedio que esperar a que esté lista la sentencia en la que se detallarán las razones que dieron pie a la decisión del Tribunal y que, a partir de ese momento, la abogada de la familia y el fiscal que llevó el caso podrán tomar la decisión de apelar o no ante la Sala Tercera.

Miranda se comprometió a hacer lo posible para que el documento esté listo esta semana.

Los papás de la menor salieron del despacho decepcionados.