Alejandra Portuguez Morales.13 junio

Emilia Navas Aparicio es la cabeza del Ministerio Público desde hace nueves meses y desde que llegó le entró con los tacos de frente a rudos casos que estaban rezagados. Estas investigaciones la han puesto en la mira de los maleantes por amarrarse las enaguas.

Por esa buena labor, Navas ha recibido amenazas de muerte.

Así lo confirmó la oficina de prensa de la Fiscalía, que agregó que la persona sospechosas de estos actos ya fue detenida y se encuentra descontando prisión preventiva, mientras siguen las investigaciones.

"El caso de su interés se encuentra en investigación por el delito de amenaza, en perjuicio de la fiscala general de la República. La persona sospechosa de cometer el delito fue identificada y se encuentra cumpliendo prisión preventiva como medida cautelar, mientras avanza la investigación", explicaron las autoridades mediante correo electrónico.

Emilia Navas Aparicio se convirtió en la cabeza del Ministerio Público desde octubre anterior de manera interina y en marzo pasado fue juramentada para quedar en el cargo. Foto Rafael Murillo
Emilia Navas Aparicio se convirtió en la cabeza del Ministerio Público desde octubre anterior de manera interina y en marzo pasado fue juramentada para quedar en el cargo. Foto Rafael Murillo

Agregaron que por aspectos de seguridad de Navas, se reservarán el resto de detalles del caso.

En marzo anterior La Teja le realizó una entrevista a la jerarca en la que mencionó que hasta ese momento no había recibido amenazas por el trabajo que estaba realizando, pero no pasó mucho tiempo para que estas aparecieran.

Investigaciones que ha encabezado

Durante este tiempo la fiscala encabezó la investigación del cementazo, denunció ante Inspección Judicial y la Sala Tercera al exmagistrado Celso Gamboa por el presunto delito de tráfico de influencias en favor del actual alcalde de San José, Johnny Araya.

La fiscala general Emilia Navas es una mujer de armas tomar. Fotografía: JOHN DURAN
La fiscala general Emilia Navas es una mujer de armas tomar. Fotografía: JOHN DURAN