Adrían Galeano Calvo.2 mayo
Sándigo ya fue declarado culpable y está a la espera de conocer su condena. Foto: Cortesía para LT
Sándigo ya fue declarado culpable y está a la espera de conocer su condena. Foto: Cortesía para LT

La justicia de Nicaragua no tuvo ninguna duda para declarar culpable a Moisés Francisco Sándigo Fernández por el homicidio de un empresario hotelero y sus dos hijos, ocurrido el 9 de febrero de 2013 en La Fortuna de San Carlos.

Las pruebas que en su momento fueron consideradas como insuficientes por las autoridades ticas para dictar una condena en el 2014 y 2016 terminaron por convertirse en piezas claves en el país vecino, donde finalmente hubo justicia para Geovanny Soto Ruiz, de 52 años, y sus hijos Mauricio y Emmanuel, de 29 y 20 años.

“La juez Adela Cardoza dijo que los hechos acusados fueron debidamente probados porque en juicio declararon expertos forenses y del Organismo de Investigación Judicial (OIJ) de Costa Rica (a través de videoconferencias). También fueron presentados 62 documentos del caso”, cita la publicación del diario Hoy de Nicaragua.

Pruebas revisadas

Una de las pruebas fue el testimonio de un agente del OIJ de apellido González, quien durante el primer juicio (2014) que se realizó en Costa Rica contra Sándigo y otro sujeto de apellido López (quien fue dejado en libertad) contó que al momento de capturar a Moisés hallaron una pistola envuelta en un pañuelo rojo, con el cual se habría tapado la cara después de cometer el crimen.

Las autoridades aún no han determinado el motivo del triple homicidio. Foto: Archivo GN
Las autoridades aún no han determinado el motivo del triple homicidio. Foto: Archivo GN

Esta pistola coincidía con tres plomazos que los investigadores encontraron en un tronco que estaba dentro de una finca cercana a donde ocurrió el triple homicidio. En apariencia los gatilleros estuvieron probando el arma y afinando el pulso.

Otra de las pruebas que habría sido analizada fue un informe hecho por la Policía Judicial tica sobre las huellas dactilares halladas dentro de la buseta en la que fue encontrado el cuerpo de Emmanuel, camino a la catarata del río La Fortuna, pues en apariencia coincidían con las de Sándigo.

129 años de cárcel pidió la Fiscalía de Nicaragua contra Sándigo

De acuerdo con las autoridades, esa buseta era manejada por Emmanuel, quien fue interceptado por un grupo de al menos cuatro sujetos que lo obligaron a llevarlos hasta su casa en La Fortuna para sacar por la fuerza a su papá y a su hermano.

Los desalmados primero llevaron a las víctimas al hotel Mountain Paradise, propiedad de la familia, donde robaron varios objetos de valor y finalmente los llevaron hasta un sendero junto al río Arenal, en La Palma de La Fortuna, donde los asesinaron de varias puñaladas y balazos.

Llamadas sospechosas
Los cuerpos fueron encontrados cerca del río Arenal en La Palma de La Fortuna. Foto Archivo.
Los cuerpos fueron encontrados cerca del río Arenal en La Palma de La Fortuna. Foto Archivo.

Otro aspecto que también habría sido valorado por la jueza nicaragüense es que durante la investigación hecha por el OIJ se determinó por medio de rastreos telefónicos que días antes del crimen Sándigo y López mantuvieron un contacto constante e inusual, en el cual también participó un sujeto de apellido Reyes, quien nunca fue detenido, pues en apariencia huyó del país.

A esto también se suma el decomiso de un celular hallado dentro de la mencionada buseta, el cual aparentemente le pertenecía a López. Según trascendió, el celu tenía registros de llamadas entre López, Sándigo e incluso con las víctimas.

Sándigo fue juzgado en Nicaragua debido a que en 2016 huyó del segundo juicio que se realizaba en su contra en Costa Rica y fue hasta marzo de este año que fue detenido en el país vecino. Las autoridades de Nicaragua no permiten la extradición de sus ciudadanos

En Costa Rica esta prueba fue desechada debido a que los jueces consideraron que no fue decomisada de forma correcta, pues el celular estuvo en el escritorio de un investigador que, incluso, lo usó para llamar y mandar mensajes con otro de sus compañeros.

Las autoridades no lograron determinar cuál fue el motivo del triple homicidio, sin embargo, entre las versiones se maneja un posible ajuste de cuentas por una deuda millonaria que el hotelero tenía con un empresario extranjero, quien habría sido el que orquestó el macabro crimen.

La Fiscalía de Nicaragua pidió 129 años de cárcel contra Sándigo, pero será hasta el próximo 16 de mayo que se dé a conocer la condena final.