Alejandra Portuguez Morales.30 abril, 2019

Un total de 129 años de cárcel pidió la Fiscalía nicaragüense contra el pinolero Moisés Francisco Sándigo Fernández por el asesinato de un comerciante hotelero y sus dos hijos en La Fortuna de San Carlos.

El Ministerio Público del país vecino pidió este martes en la mañana en los Tribunales de Managua las penas máximas por tres delitos de homicidio, el cual se castiga cada uno con 30 años; tres secuestros (21 años) y robo (18 años).

Geovanny Soto Ruiz, de 52 años y sus dos hijos Mauricio y Enmanuel Soto Soto, de 29 y 20 años. Foto: Archivo GN
Geovanny Soto Ruiz, de 52 años y sus dos hijos Mauricio y Enmanuel Soto Soto, de 29 y 20 años. Foto: Archivo GN

La jueza Adela Cardoza Bravo dijo que dará lectura de la sentencia el martes 14 de mayo.

6 años han pasado desde el triple homicidio

Sándigo es juzgado por la muerte de Geovanny Soto Ruiz, de 52 años y de sus dos hijos: Mauricio, de 29 años y Enmanuel, de 20 años.

El triple crimen fue descubierto en La Fortuna de San Carlos el sábado 9 de febrero del 2013. El papá era el dueño del hotel Mountain Paradise, en La Palma. Los tres fueron degollados.

Sándigo había enfrentado la justicia costarricense en julio del 2014. Salió libre por una mala investigación de las autoridades y el caso fue llevado a juicio de nuevo en setiembre del 2016, pero entonces el hombre no llegó al debate y fue entonces que giraron orden de captura.

Moisés Francisco Sándigo Fernández (camisa azul) enfrenta el juicio en Managua, Nicaragua por el triple homicidio del empresario hotelero y sus dos hijos en La Fortuna de San Carlos. Foto: Cortesía para LT
Moisés Francisco Sándigo Fernández (camisa azul) enfrenta el juicio en Managua, Nicaragua por el triple homicidio del empresario hotelero y sus dos hijos en La Fortuna de San Carlos. Foto: Cortesía para LT

Estos debates también fueron contra José López Carmona, quien salió libre en ambos.

Sándigo fue detenido el 26 de marzo de este año en Nueva Guinea, Nicaragua, y de inmediato comenzó su juicio.

Las autoridades nunca determinaron las razones por las que mataron al hotelero y a sus hijos.