Adrían Galeano Calvo.13 septiembre
Jéssica María Pérez Fernández, de 34 años, vecina de Guácimo, casada y mamá de una parejita. Foto tomada de Facebook
Jéssica María Pérez Fernández, de 34 años, vecina de Guácimo, casada y mamá de una parejita. Foto tomada de Facebook

Los familiares de Jéssica Pérez Fernández, quien fue asesinada de varias puñaladas, se sienten indignados porque la sospechosa, una menor de 16 años, fue dejada en libertad sin ningún tipo de medida cautelar.

Así lo manifestó Leidy Fernández, cuñada de la víctima, quien dijo que ya hasta vieron a la muchacha paseándose por el lugar donde sucedieron los hechos, en el barrio La Manudita en Guácimo de Limón.

“Eso nos tiene muy indignados, que la dejaran libre sabiendo lo peligrosa que es esa mujer, al parecer dijeron que fue por faltas de pruebas”, dijo Fernández.

La libertad de la sospechosa también fue confirmada por el Ministerio Público, ellos solicitaron medidas cautelares para la menor, pero el juez a cargo no les dio pelota.

“La petición se realizó ante el Juzgado Penal Juvenil de Pococí; sin embargo, este rechazó la solicitud y no impuso ninguna medida cautelar en contra de la menor”, indicó la Fiscalía vía correo electrónico.

Sin embargo, el Ministerio Público dejó muy claro que no se va a quedar de brazos cruzados, por lo que ya están pensando en apelar la decisión del juez y pedir la detención provisional una vez más.

Jéssica, quien era madre de dos menores, murió la tarde del lunes en el hospital de Guápiles, luego de que, en apariencia, ese mismo día fuera atacada a puñaladas por la menor, quien se la topó cuando regresaba de la pulpería.

Trascendió que ellas habían tenido varios encontronazos, incluso se habla de que Jéssica la habría responsabilizado por el robo de una computadora, lo que habría provocado que la joven la agarrara entre ojos.