Silvia Coto.24 junio
Karolay Serrano Cordero, de 25 años, dejó una hija de 4 años.
Karolay Serrano Cordero, de 25 años, dejó una hija de 4 años.

La autopsia hecha a los restos de Karolay Serrano Cordero, de 25 años, no permitió determinar la causa de su muerte.

Los resultados estuvieron listos esta semana.

“Indican de Patología Forense que, de acuerdo con el resultado de la autopsia, no fue posible determinar la causa ni la manera de la muerte debido al estado en que se encontraban los restos óseos”, informó el OIJ por medio de su oficina de prensa.

Los restos analizados fueron el cráneo, la pelvis y una costilla, además de pelo. Los investigadores lograron encontrarlos en las faldas del volcán Barva, en Heredia.

Karolay desapareció el 12 de agosto del año pasado y el OIJ determinó seis meses después que fue asesinada y enterrada.

Un hombre de apellido Cubillo, con quien se dice que ella tenía una relación, es sospechoso de pagar ¢50 mil a dos sicarios para que mataran a la joven y así evitar que la mujer con la que él, Cubillo, vivía se enterara de la relación.

Cubillo, su supuesto cómplice de apellidos Soto Rodríguez (19 años) y uno de los supuestos sicarios, de 18 años, descuentan prisión preventiva.

Aunque científicamente los exámenes no indicaron la causa de muerte las pruebas sí y entre estas hay mensajes de texto entre los sospechosos que, supuestamente, indican que la joven recibió un balazo y que pretendían quemarla, pero eso finalmente no ocurrió.

Doña Rosmery Cordero, mamá de Karolay, dijo que aún no sabía el resultado pues había llamado varias veces a la morgue y le dijeron que no estaba. Será este jueves que su esposo recoja los resultados.

La señora dijo que la autopsia la tenía pensando. Temía descubrir que a su hija le hubieran hecho cosas más terribles de las que su corazón de madre ha pensado; sin embargo, las pruebas recogidas durante la investigación le dan la confianza de que la muerte de su hija pronto tendrá justicia.

El caso está en la etapa de recolección de pruebas para que el Ministerio Público solicite audiencia para ir a juicio.

Doña Rosmery se encuentra dedicada a cuidar a su nieta de cuatro añitos hija de Karolay. Ella recibe apoyo del papá de la niña y de la abuelita paterna y asegura que no hay día que no extrañe y no piense en su hija. Además sufre cada vez que se da cuenta de que alguna jovencita está desaparecida.