Rocío Sandí.25 abril
Los oficiales revisaron a todos los presentes en la actividad. Foto: MSP.
Los oficiales revisaron a todos los presentes en la actividad. Foto: MSP.

Una llamada anónima alertó a la policía de Guanacaste de que en una finca se estaban llevando a cabo unas peleas de gallos y también se estaban incumpliendo las medidas sanitarias por el COVID-19 porque había un molote de gente.

El hecho se dio este viernes 24 de abril a las 10 de la noche en Mansión de Nicoya. Al revisar la propiedad los oficiales comprobaron que se estaba llevando a cabo la actividad ilegal en la que participaban unas 50 personas.

Las personas no pudieron negar los hechos ya que en el lugar había un espacio para las peleas de gallos y 38 de esas aves, las cuales fueron decomisadas y entregadas al Servicio Nacional de Salud Animal (Senasa). Además, los uniformados decomisaron dos armas de fuego.

Los oficiales identificaron a un hombre de apellido Rodríguez como el propietario del lugar y organizador del evento y lo llevaron a las oficinas del Ministerio Público.

Los gallos estaban encerrados en jaulas. Foto: MSP.
Los gallos estaban encerrados en jaulas. Foto: MSP.

Esta es la segunda vez que la policía sorprende a varias personas en las ilegales peleas de gallos, luego de dada la orden de evitar las aglomeraciones.

La primera actividad se dio el domingo 29 de marzo en “Las Cloacas” de Heredia. Ese día los policías encontraron 33 gallos, de los cuales uno ya estaba muerto y dos heridos; además decomisaron varios juegos de espuelas.

En esa ocasión una mujer de apellido Zúñiga, dueña del lugar, fue presentada ante la Fiscalía.