Silvia Coto.2 mayo
Los allanamientos se realizaron por denuncias de abusos sexuales contra curas. Fotografía: John Durán
Los allanamientos se realizaron por denuncias de abusos sexuales contra curas. Fotografía: John Durán

Los magistrados de la Sala Cuarta rechazaron un recurso de habeas corpus, presentado por un abogado por los allanamientos que hicieron las autoridades en la Curia Metropolitana y en la Conferencia Episcopal, al considerar que no existió el uso de la violencia.

Los allanamientos se realizaron el 7 de marzo de este año, con el objetivo de recoger pruebas para las causas penales seguidas contra los sacerdotes Mauricio Víquez Lizano, de 54 años; y Manuel Guevara Fonseca, de 52. Los investigadores se llevaron gran cantidad de documentos que estaban guardados en un armario y que eran denuncias presentadas al Tribunal Eclesiástico contra curas por abusos sexuales.

El recurso fue presentado por el abogado José Francisco Herrera, quien denunciaba que el trabajo del Ministerio Público y del Organismo de Investigación Judicial (OIJ) fue abusivo, porque incluso le prohibieron rezar a las personas que estaban presentes e hicieron uso excesivo de la fuerza.

Seis de los magistrados no encontraron elementos suficientes que evidenciaran la existencia de violencia. El único magistrado que declaró el recurso con lugar fue Paul Rueda por “la violación al derecho al pudor e intimidad de las personas que usaron los servicios sanitarios durante el allanamiento en la Conferencia Episcopal”, detalla el voto.

El abogado manifestó en el recurso que “varias de las personas que estaban en el lugar necesitaban ir al baño y fueron acompañadas por una oficial del OIJ, quien de manera innecesaria, afectando su pudor e intimidad, las obligó a realizar sus necesidades frente a ella, con la puerta del baño abierta, mientras eran vistas".

El director del OIJ, Wálter Espinoza, se refirió el pasado 9 de marzo a los cuestionamientos que le hicieron por dichos allanamientos y aseguró que estuvieron apegados a la ley y que el actuar de los agentes fue el correcto.

“El allanamiento es un acto que implica incomodidad porque se trata del ingreso represivo del Estado al ámbito en el que se desenvuelven relaciones de negocios o domésticos, por lo que ese tipo de presencia provoca angustia".