Por: Rocío Sandí.   28 noviembre, 2018
Ver más!

Doña Ana Lorena Quesada no pudo contener las lágrimas cuando vio que el chofer que atropelló mortalmente a su hijo ciclista Lenin Ortiz Quesada le pasó a la par.

El tenso encuentro se dio la mañana de este miércoles en los Tribunales de Goicoechea donde se efectuó la audiencia preliminar por la muerte de Lenin y otros tres ciclistas.

“Fue muy difícil verlo por primera vez cara a cara, imagínese cómo se puede sentir una madre a la que le arrebataron a su hijo. No hay odio en mi corazón contra él, por dicha no arrastro esas cadenas tan pesadas, pero sí me dio dolor verlo ahí caminar como si no hubiera hecho nada.

“Tengo esperanza en que se haga justicia y si no pues confío mucho en la justicia de Dios, si aquí no se hace nada yo sé que no se va a ir de este mundo así como así porque a Dios no se le pasa nada”, aseguró la mamá.

Ericka, la esposa de Pablo Alcócer, llegó a consolar a doña Ana Lorena. Foto: Rocío Sandí.

El acusado, de apellidos Mora Monge, entró a paso rápido al edificio y no quiso hacer comentarios a los medios de comunicación. Luego se sentó y esperó a que lo llamaran para pedirle los datos sin siquiera alzar a ver a los familiares de las víctimas que estaban cerca de él.

“Fue muy impresionante para mí verlo por primera vez, lo perdono de corazón, pero quiero que él tenga una lección para que no lo vuelva a hacer. Debe sentarse un precedente, la muerte de ellos tiene que servir para algo, pero diay, cualquier cosa puede pasar en este país, la verdad”, añadió la dolida mamá.

Los otros ciclistas fallecidos son Mario Enrique Retana Pérez, Pablo Enrique Alcócer Alcócer y Lucía del Carmen Mata Durán.

Ericka Parra, esposa de Alcócer, también llegó a la audiencia y contó que estos casi dos años sin su compañero de vida han sido muy duros.

La tragedia se dio el domingo 29 de enero del 2017 frente al Walmart de Curridabat. Foto: Grupo Nación.

“Ha sido muy difícil sacar mis hijos adelante, ya por dicha este año se ha normalizado un poco pero los he tenido en psiquiatría y psicología. Gracias a Dios mis hijos han respondido como tiene que ser, son buenos estudiantes, son buenas personas”, detalló.

Día fatal

La tragedia ocurrió el domingo 28 de enero del 2017 a las 4:11 a. m. frente al Walmart de Curridabat. Los ciclistas iban camino al volcán Irazú cuando Mora surgió de repente en su carro y los atropelló.

Los tres deportistas murieron en el lugar mientras que Lucía del Carmen falleció el 21 de marzo, luego de agonizar durante casi dos meses en el Hospital Calderón Guardia.

El día de la tragedia Mora huyó del lugar y horas después se entregó a la Policía. Según dijeron las autoridades en aquel momento, cuando se dio el atropello él viajaba bajo los efectos del alcohol y a alta velocidad.

Genaro Mata, papá de Lucia Mata, ha participado en varias de las actividades en honor a su hija. Foto: Melissa Fernández.

Mora acumuló diez multas entre el 2003 y el 2009 por irrespetar señales de tránsito y por causar daños en propiedades, según consta en la página web del Consejo de Seguridad Vial (Cosevi).

Este caso causó un gran impacto sobre todo en los grupo de ciclistas, quienes han hecho muchas actividades en honor a las víctimas.

Una de ellas fue el 29 de enero de este año, cuando se cumplió un año de la tragedia. Ese día decenas de cleteros salieron del parque España, en San José, hasta el lugar donde se dio el terrible atropello, ahí los esperaron familiares de los fallecidos para hacer una vigilia.

Los grupos de ciclistas y allegados piden a las autoridades que hagan justicia para que la muerte de estos cuatro deportistas no quede en el olvido.

El acusado de apellido Mora nunca volvió a ver a los familiares de sus víctimas. Foto Alonso Tenorio.