Silvia Coto.16 septiembre
La mamá tiene encomendado a su hijo a San Gabriel. Foto: Cortesía
La mamá tiene encomendado a su hijo a San Gabriel. Foto: Cortesía

Doña Lourdes Borbón no pierde la esperanza de volver a abrazar a su hijo Pablo Durán Borbón, de 27 años, quien está desaparecido desde el 2 de julio del 2019.

Esta mamá dedica varios momentos del día a rezar para encontrar paz y tener fuerzas para seguir buscando al segundo de sus tres hijos, ella asegura que desde hace algunos meses le reza al arcángel San Gabriel, pues muchas personas que se le han acercado le han dicho que él intercede por la protección.

Por lo que siempre una velita anaranjada acompaña la foto de su hijo.

Doña Lourdes en sus súplica al arcángel repite parte del Salmo 91: "Él mandará que sus ángeles te cuiden por dondequiera que vayas. Te levantarán con sus manos para que no tropieces con piedra alguna. Podrás andar entre leones, entre monstruos y serpientes. Yo lo pondré a salvo, fuera del alcance de todos porque él me ama y me conoce.

Esta mamá es vecina de San Andrés de Pérez Zeledón y asegura que vive un calvario desde hace 442 días (a este miércoles) y cuando ve noticias de desapariciones de otros jovencitos su corazón se parte en pedazos, ella nos contó que ahorita la situación que se vive con Allison Bonilla y con Christian Tijerino López, ambos desaparecidos, la tiene muy triste porque piensa que lo que ella ha vivido en este tiempo es lo mismo que están sintiendo las mamás de estos muchachos.

“Cuando una persona que uno ama desaparece a todos les duele, pero la que más sufre es una como madre. Se siente como si te arrebataran un pedazo del corazón, un vacío, una zozobra, le da a uno una ansiedad terrible, yo me tomo cuatro pastillas de antidepresivos al día para poder controlarme”, aseguró.

Doña Lourdes nos contó que su hijo desapareció del Hospital San Vicente de Paúl en Heredia, cuando estaba siendo atendido, ella piensa que mientras esperaba se salió del centro médico y a la fecha no se sabe nada.

Pablo era un joven muy saludable hasta que en el 2012, mientras estaba trabajando en Limón, presenció una balacera entre pandillas, una de las balas le pasó cerquísima de la oreja y eso le provocó una psicosis aguda, por lo que desde ese momento le recetaron varios medicamentos y hasta estuvo en el siquiátrico para evitar que se complicara, pues le daban crisis de nervios.

“El tratamiento le hizo muy bien, pero no lo podía dejar de tomar; sin embargo él creció y decidió dejarlo y se fue a trabajar a Puerto Viejo de Sarapiquí, hasta se había juntado con una muchacha, él estaba trabajando y le dio una crisis, por lo que lo llevaron al hospital y a la fecha no sé nada, lo he buscado por todas partes y nada”, dijo la mamá.

A doña Lourdes los doctores le dijeron que si su hijo dejaba las medicinas y seguía con los nervios iba a empezar a perder la memoria, hasta al punto de no saber ni quién era ni mucho menos dónde está, además era hasta posible que dejara de hablar.

Pablo Durán Borbón tiene 27 años.
Pablo Durán Borbón tiene 27 años.

“Yo como madre siento que mi hijo está vivo, solo que probablemente al no saber nada sobre él mismo, anda como un indigente.

"Cuando estoy almorzando a veces solo me como dos bocados porque no me baja la comida pensando que él debe estar pasando hambre, cuando llueve, como ahorita que estamos en invierno, me paso pensando si se estará mojando, dónde estará durmiendo y lo que más me atormenta es saber que teniendo en la casa tantas cositas debe andar sucio y descalzo. ¿Cómo vive una madre con una angustia así?”, dijo.

Lo han visto

Doña Lourdes y uno de sus hijos, hicieron la página de Facebook: Buscamos a Pablo Durán, ella nos contó que han recibido varias informaciones en las que les dicen que han visto a Pablo.

“Hace algún tiempo una señora me envió una foto en la que mi hijo iba como un indigente, todo sucio, en un carro pick up, pero esa foto la había tomado hace muchos meses en La Carpio y obviamente no lo encontramos, pero yo estoy segura de que era él.

"Ahora una muchacha de Los Chiles en San Carlos me dijo que vio a un joven parecido que deambula y duerme en una parada de buses y quedó en ayudarme a ir a ver si lo encuentra.

"Yo soy diabética y con esto del covid-19 no puedo estar saliendo y menos tan lejos porque son casi dos días de viaje desde Pérez a Los Chiles, yo por mi hijo hago lo que sea, pero muchas veces me han vacilado”, dijo la mamá.

La señora asegura que la pandemia la tiene con mucho estrés al no poder salir, ella asegura que no pierde la fe de encontrarlo.

“Mi hijo es un muchacho humilde, agradable, trabajador, obsesionado con lavarse los diente después de comer, se untaba todas mis cremas en la cara y se perfumaba mucho, él maneja moto, carro, es bien guapo y tiene un cuerpo fornido, ahorita no sé cómo estará, solo Dios lo sabe, pero yo no me voy a cansar de buscarlo”, dijo.

Pablo tiene un tatuaje de los latidos del corazón en la mano derecha y un lunar en el ojo izquierdo.

La mamá asegura que reza con mucha fe esperando que su hijo aparezca pronto. Foto: Cortesía
La mamá asegura que reza con mucha fe esperando que su hijo aparezca pronto. Foto: Cortesía

“Yo solo me he soñado dos veces con él, lo veo sentado a la par mía y de pronto desaparece. Mis vecinas, que lo quieren mucho, me dicen que ellas sueñan que regresa y que anda una camisa celeste”, contó.

Esta madre asegura que al principio la llamaban del OIJ, pero ya con el tiempo como no hay pistas de nada no le han vuelto a dar detalles, aunque el caso sigue abierto.

“Yo siento que cuando los desaparecidos son hombres le dan menos pelota, debería ser parejo, pero bueno es una impresión mía, yo cada muchacho o muchacha que desaparece lo sufro como si fuera mío y a la distancia acompaño a su madre en el dolor”, dijo la mamá.

Doña Lourdes suplica a cualquier persona que sepa algo de Pablo que llame al OIJ 800-8000645 o que le escriba a la página de Facebook.

La mamá tiene la ropita de su hijo lista por si aparece. Foto: Cortesía
La mamá tiene la ropita de su hijo lista por si aparece. Foto: Cortesía