Adrían Galeano Calvo.21 octubre, 2018
Doña Grettel tiene 19 años de ser bombera, su hija 21 años. Fotografía: John Durán
Doña Grettel tiene 19 años de ser bombera, su hija 21 años. Fotografía: John Durán

Grettel de Meng y su hija Grettel Meng no solo están unidas por la sangre, sino que también por la pasión que sienten por servir en el Cuerpo de Bomberos de Guatemala.

Ellas afrontaron juntas la tragedia que ocasionó la erupción del volcán de Fuego, en junio de este año, en nuestro vecino país centroamericano.

Ambas se encuentran en Tiquicia participando en el Tercer Congreso Internacional de Bomberos, en el cual se cuenta con la presencia de más de 300 rescatistas que forman parte de 22 Cuerpos de Bomberos de todo el mundo.

Doña Grettel y su hija sacaron un tiempito para conversar con La Teja y contarnos cómo se convirtieron en bomberas y cómo afrontaron la erupción del volcán que causó la muerte de 319 personas.

De Meng contó que su hija traía el deseo de convertirse en rescatista desde pequeña, por eso apenas pudo se metió al Cuerpo de Bomberos Municipal de Guatemala, mientras que su historia es distinta.

“Después de que se graduó yo la iba a dejar a la estación y me quedaba hablando con sus compañeros, mientras ella andaba en servicio, así que ellos me convencieron de que me metiera a los bomberos, por lo que dos años después de que ella se graduó yo ingresé a la institución”, recordó.

La erupción provocó la muerte de más de 300 personas en Guatemala. Foto AFP.
La erupción provocó la muerte de más de 300 personas en Guatemala. Foto AFP.

Ambas mujeres encontraron su lugar dentro del Cuerpo de Bomberos, por eso doña Grettel tiene 19 años de formar parte de esa institución, actualmente como teniente de la estación 2 en la comunidad de El Trébol en la ciudad capital, mientras que su hija ya lleva 21 años de apagar incendios.

Caso muy rudo

Grettel dijo que le ha tocado trabajar hombro con hombro en más de una ocasión con su mamá, principalmente en casos de accidentes de tránsito y rescates, pero sin duda alguna el que más recuerda es la erupción del coloso guatemalteco ocurrida el 3 de junio de este año.

La madre dijo que ella estuvo a cargo de la coordinación de muchos de los equipos de emergencia y reconoció que la parte más ruda la vivió su hija.

“Para mi hija fue muy duro porque ella estaba de servicio ese día en la estación y recibieron la llamada de emergencia para que atendieran a unas personas quemadas, pero nunca imaginaron la magnitud de lo que estaba sucediendo”, contó.

Película de terror

Ese día Grettel Meng y sus compañeros del Cuerpo de Bomberos lograron rescatar a 14 familias que vivían en las cercanías del volcán de Fuego.

En el congreso participan bomberas de más de 12 nacionalidades. Fotografía: John Durán
En el congreso participan bomberas de más de 12 nacionalidades. Fotografía: John Durán

La hija dijo que lo vivido ese día es algo que nunca podrá olvidar, pues las escenas que vio parecían sacadas de la peor película de terror.

“Nosotros no sabíamos a qué íbamos, sabíamos que estaba cayendo ceniza, pero eso ha pasado en otras ocasiones. Ese día todo parecía una zona de combate, era un completo caos. Entramos a una nube gris, todo estaba gris, el cielo, las personas, los carros. El caos de oír gente gritando y el olor de las personas quemadas, para mi fue algo muy duro”, dijo la hija.

Pese a que esa situación ha sido una de las más difíciles que han tenido que vivir juntas, las bomberas coincidieron que se sienten orgullosas del trabajo que realizan, porque saben que han logrado salvarle la vida a decenas de personas.

En cuanto al propósito del Congreso Internacional, ambas coinciden en que es importante para erradicar esa idea que aún existe de que las mujeres no pueden hacer lo mismo que los hombres, ya que ellas son un claro ejemplo de que todo es posible si se le ponen ganas y pasión a las cosas.