Alejandra Portuguez Morales.16 septiembre

Los días de angustia terminaron para una familia de Osa que finalmente le podrá dar sepultura al pescador José Luis Pérez Sequeira, de 24 años.

El muchacho era buscado desde el domingo, cuando desapareció en las aguas de Boca Nueva, una de las salidas del río Térraba al océano Pacífico.

Justo ese día, una hermana del joven pescador estaba cumpliendo años y por eso la familia estuvo reunida en la mañana. Luego José Luis y un amigo decidieron ir a revisar unas redes para ver si habían agarrado peces.

Las autoridades manejan dos versiones. Una dice que las olas eran altas y volcó la embarcación en la que iban, mientras que la segunda es que dentro del agua sufrió un calambre y las olas lo arrastraron.

El amigo de José Luis logró ponerse a salvo y fue quien dio aviso.

La Cruz Roja y sobre todo los vecinos de Osa se unieron para buscar a José Luis. Foto: Con fines ilustrativos
La Cruz Roja y sobre todo los vecinos de Osa se unieron para buscar a José Luis. Foto: Con fines ilustrativos

Desde ese momento, varias pangas, propiedad de vecinos, se unieron en la búsqueda durante el día y la noche. Incluso, algunas personas ayudaron para abastecerlas de combustible.

70 personas han perdido la vida en accidentes acuáticos en este 2020.

No obstante, fue hasta este miércoles a las 6 de la mañana que encontraron su cuerpo en las orillas de playa Garza de Osa, a más de 30 kilómetros de distancia de donde fue visto por última vez.

Trascendió que José Luis residía en barrio El Embarcadero de Ciudad Cortés, cerca del río Térraba. Él vivía en unión libre con un muchacha que tiene dos niños, se dedicaba a la pesca y se esforzaba por llevar el alimento a la casa debido a la situación económica tan difícil.

Las autoridades advierten que el país está en la época lluviosa, por lo que hay un aumento del oleaje y las corrientes de resaca. La Cruz Roja atiende mínimo un rescate acuático al día.