Keyna Calderón, Rocío Sandí.27 marzo, 2019

Randall Alberto Córdoba Morales, de 45 años, dueño del bar Azul, en Cartago, fue asesinado a balazos por unos gatilleros que lo siguieron hasta la casa.

El comerciante murió poco después de ingresar al Hospital Max Peralta. Foto: Keyna Calderón.
El comerciante murió poco después de ingresar al Hospital Max Peralta. Foto: Keyna Calderón.

El hecho se dio este miércoles a la 1 de la madrugada en Cartago, en el límite entre una urbanización y el proyecto Manuel de Jesús Jiménez, 50 al sur del Súper Cartago.

El cruzrojista José Mauricio Mendoza informó que cuando ellos llegaron el empresario aún estaba vivo.

“Recibimos una llamada de auxilio y encontramos a un hombre que tenía varios balazos y se llevó en condición crítica al hospital Max Peralta de Cartago”, detalló el socorrista.

Lamentablemente, Randall murió poco después de ingresar al centro médico. Él recibió plomazos en el estómago, la espalda y los brazos.

Erick Calderón, director regional de la Fuerza Pública de Cartago, informó que en apariencia los gatilleros huyeron en un automóvil.

El hombre iba llegando a su casa y fue atacado por unos sujetos que viajaban en carro. Foto: Keyna Calderón.
El hombre iba llegando a su casa y fue atacado por unos sujetos que viajaban en carro. Foto: Keyna Calderón.

“La víctima iba en un carro y unos hombres que iban en otro vehículo le dispararon y se dieron a la fuga. Hemos estado haciendo controles en carretera para dar con los responsables y el carro en el que escaparon porque tenemos las características”, detalló el jefe policial.

Pese a que aún no se tiene claro el motivo del crimen, la Policía Judicial presume que puede tratarse de un ajuste de cuentas por la forma en la que se dio el homicidio.

Córdoba tenía antecedentes penales por daños a la propiedad pública y por amenazas y agresión a funcionarios públicos.

Él era divorciado y tenía dos hijos, un adolescente de 16 años y una niña de 12.

Si usted tiene información sobre el caso o de los sospechosos del homicidio, llame lo antes posible a la línea confidencial del Organismo de Investigación Judicial (OIJ) 800-8000-645.