Sucesos

Mujer antes de ser asesinada por expareja: “A mí no me va a matar”

Juzgado de Nicoya le impuso tres meses de prisión preventiva a un hombre de apellido Valencia por el femicidio

escuchar audio Escuchar este artículo

Noely Carolina Briceño Morales, de 28 años, vivió en una pura angustia los últimos cuatro meses antes de ser asesinada porque, aparentemente, su expareja, un hombre de apellidos Valencia Moraga, de 32 años, la habría amenazado de muerte constantemente.

Así lo afirman sus familiares, quienes este lunes a las 10 de la mañana sepultaron a la joven en el cementerio de San Antonio de Nicoya, luego de ser atacada apuñaladas, supuestamente por Valencia.

Don Edilberto Briceño, papá de Carolina, como ella prefería que la llamaran, recordó que una de las últimas palabras que ella dijo es que sentía miedo, pero que no se dejaría que la mataran.

“Ella me decía, ‘a mí no me va a matar, no me voy a dejar, me voy a defender porque mis hijos me necesitan’, sin embargo, este tipo aprovechó un descuido en nuestra propia casa y la atacó”, expresó don Edilberto a La Teja.

Carolina era madre de tres menores de edad de 4, 6 y 9 añitos. El más pequeñito es hijo del sospechoso.

Ella vendía comidas rápidas para sacar a su familia adelante y contaba con la ayuda de uno de sus hermanos, quien se encargaba de hacer el exprés en la urbanización Calderón Fournier, en San Martín de Nicoya y en los alrededores.

“Ella presentía que la iban a matar, por eso lo denunciaba, pero nunca hicieron nada para quitárselo de encima, incluso hasta lo denunció por no pagar la pensión, lo hizo no tanto por la plata que su hijo necesitaba, sino para que lo metieran en la cárcel y así ella sentirse segura”, comentó el papá.

Agregó que su hija y Valencia vivieron juntos, sin embargo, durante la convivencia ella vivió muchas agresiones, por eso buscó ayuda con sus allegados.

“Una vez hasta encerrada la dejó en una casa que alquilaban, ya ella no soportaba todas esas agresiones y sabía que podía salir adelante sin él, pero él nunca comprendió que cuando una mujer dice basta, es basta, uno solo debe alejarse”, comentó.

Don Edilberto y su esposa, Ana Isabel Morales, se harán cargó de sus nietos, a los que sueñan con verlos crecer en un hogar seguro.

“Para ellos yo soy su papá, así me dicen, seguro porque escuchaban a mi hija y nosotros nos encargaremos de ellos, no será fácil, pero contamos con la familia, sabemos que de alguna manera saldremos”, dijo este valiente padre, luego de despedir a su hija.

María Victoria Briceño, tía de la fallecida, también recordó una de las últimas publicaciones en redes sociales que hizo su sobrina, en la que señalaba ese temor que la perseguía.

Atacante se escondió en el cuarto

La familia de Carolina aún no se explica cómo fue que Valencia logró entrar a la casa sin que nadie se diera cuenta. Ellos solo lo vieron escapar.

“Mi hija vendía comidas todos los días, desde las cinco de la tarde hasta la medianoche, el viernes le pidieron más comida, entonces alargó las horas de trabajo.

“El muchacho que la defendió fue uno de los últimos que llegó y le pidió que le vendiera una hamburguesa y unas papas, ella se las iba a preparar, pero antes se fue al baño, cuando apenas iba la apuñaló este tipo, él se escondió en un cuarto”, dice el papá.

El cliente, de nombre Joseph Vallejos, al percatarse de lo que pasaba intentó defender a Carolina, no obstante, también resultó herido. Él está fuera de peligro, incluso estuvo en la vela de la muchacha.

La Fiscalía de Nicoya pidió tres meses de prisión preventiva y el Juzgado de la zona acogió la solicitud, mientras avanza la investigación.

LE RECOMENDAMOS

En beneficio de la transparencia y para evitar distorsiones del debate público por medios informáticos o aprovechando el anonimato, la sección de comentarios está reservada para nuestros suscriptores para comentar sobre el contenido de los artículos, no sobre los autores. El nombre completo y número de cédula del suscriptor aparecerá automáticamente con el comentario.