Rocío Sandí.9 noviembre

Milena Díaz está indignada por la forma tan salvaje en la que murió su amiga Stephannye Paola Castro Mora.

Al cuerpo de la joven de 28 años lo encontraron desmembrado a la orilla de una solitaria calle en Bebedero de Escazú. El crimen fue descubierto cuando un vecino vio que una perra andaba un brazo humano en el hocico.

Este jueves en la mañana apareció el cráneo de la joven. Foto: José Cordero.
Este jueves en la mañana apareció el cráneo de la joven. Foto: José Cordero.

“Nadie en el mundo merece que encuentren su cuerpo porque un perro andaba paseando un brazo, ni el peor de los seres humanos, mucho menos una persona buena como Stephannye.

“Luego que de que se descubrió la muerte mucha gente la ha juzgado sin ni siquiera conocerla y hasta han asegurado que estaba en el mundo narco y por eso la mataron así, pero durante todos los años de amistad que tuve con ella nunca la vi en malos pasos”, aseguró.

Díaz nació en Buenos Aires de Puntarenas al igual que Castro y fue ahí donde se conocieron.

“Las dos estudiamos en colegios nocturnos. Cuando yo la conocí me di cuenta de que ella era una muchacha muy dulce y especial, siempre trataba de ayudar a la gente que estaba triste.

“La principal característica de ella era la sonrisa, aunque tuviera algún problema siempre estaba sonriente y siempre buscaba la forma de hacer reír a la gente que tenía cerca”, agregó.

Milena recuerda que la última vez que vio a su amiga fue hace unos meses cuando se toparon en un bus de Tracopa.

Stephannye Paola Castro Mora trabajaba como guarda. Foto: Tomada de Facebook.
Stephannye Paola Castro Mora trabajaba como guarda. Foto: Tomada de Facebook.

“Un día coincidimos en un bus que venía de la zona sur para San José, las dos por motivos de trabajo tuvimos que venirnos a vivir a la capital y ese día nos sentamos juntas en el viaje.

“Ese día me contó que estaba trabajando en seguridad, que estaba soltera y que se sentía tranquila con la vida que llevaba”.

Busca explicaciones

La allegada dice que por más que intenta buscar una explicación a la muerte de su amiga, no lo consigue.

“Me es tan difícil asimilar la forma en la que le arrebataron la vida; no sé si será que la confundieron o si un hombre la invitó a salir y ella por ser lesbiana lo rechazó y lo habría hecho entrar en cólera y atacarla.

“Me quita la paz también pensar en esos últimos momentos de vida, saber si la atacaron cuando estaba desprevenida, o qué pensó cuando se vio en peligro”.

Milena sabe perfectamente que ninguna sentencia le devolverá la vida a su amiga, pero espera que al menos en la tierra se haga justicia por su crimen.

El cuerpo fue abandonado en una solitaria calle en Bebedero de Escazú. Foto: John Durán.
El cuerpo fue abandonado en una solitaria calle en Bebedero de Escazú. Foto: John Durán.

“Yo sé que está difícil que encuentren al culpable, pero no pierdo la fe de que lo hagan y lo hagan pagar en la cárcel”, expresó.

El caso es todo un reto para el Organismo de Investigación Judicial (OIJ) ya que tienen pocas pistas.

Aún no se sabe con exactitud cómo murió la joven porque todavía no están los resultados de la autopsia, pero pareciera que recibió golpes muy fuertes en la cabeza.

El cadáver apareció por partes, el miércoles encontraron primero el brazo izquierdo y horas después el tronco y las piernas. El jueves en la mañana hallaron el cráneo y aún falta por encontrar el brazo derecho, por lo que los agentes judiciales continúan haciendo búsquedas.