Alejandra Portuguez Morales.12 octubre

Oficiales de la Fuerza Pública de Guanacaste descubrieron que en la comunidad de Talolinga, zona que colinda con Santa Cruz de Guanacaste, hay una pista de aterrizaje clandestina.

Al llegar, las autoridades vieron que había un portón abierto y luces en el suelo, pero cuando se acercaron fueron recibidos a balazos. En ese momento algunas personas huyeron en una avioneta, mientras que otras salieron corriendo.

En la propiedad dejaron un camión que tenía 200 kilos de cocaína oculta dentro de unos sacos, alrededor había pacas de heno. Además, las autoridades detuvieron a un mexicano de apellido Murillo, quien en apariencia estaría relacionado con el cargamento.

200 kilos de cocaína decomisaron en este operativo.
El camión tenía 200 kilos de coca y estaba oculto entre sacos y pacas de heno. Foto: MSP
El camión tenía 200 kilos de coca y estaba oculto entre sacos y pacas de heno. Foto: MSP

Este hecho ocurrió el jueves a las 10 p.m. Los que dieron la alerta fueron los oficiales del Servicio de Vigilancia Aérea, quienes detectaron la aeronave.

Las autoridades inspeccionaron el lugar y encontraron un galerón, una bodega, una casa y una caseta, dentro de la cual hay un pozo.

En el mismo terreno hay una pista de aproximadamente un kilómetro de largo, con más de cuarenta luces LED colocadas a los costados.

Las autoridades lograron detener a un mexicano que estaría vinculado con el cargamento. Foto: MSP
Las autoridades lograron detener a un mexicano que estaría vinculado con el cargamento. Foto: MSP

Los oficiales de la Fuerza Pública contaron con el apoyo de agentes judiciales y del Grupo de Apoyo Operacional (GAO).

Cuida carros vendía droga cerca de colegio

Además, las autoridades del Ministerio de Seguridad Pública (MSP) dieron a conocer que también detuvieron a un cuidacarros de apellido Herrera, quien vendía drogas cerca de un colegio en Guadalupe de Goicoechea.

Según el Programa Regional Antidrogas (PRAD) del MSP, este sujeto tenía más de 15 decomisos por diferentes drogas desde el año 2010, él usaba como mampara su trabajo cuidando carros.

Al hombre le decomisaron 48 dosis de crack, cuatro dosis de marihuana y ¢18.410 en efectivo, dinero que presumen le quitaba a los menores al ofrecerles drogas.