Rocío Sandí.2 enero

Los dos nietos, de 13 y 14 años, que tiene Sonia Gutiérrez son los que le dan la fuerza para mantenerse en pie pese a que desde hace un año y cuatro meses no sabe nada de su hijo menor.

Luis Alonso Ramírez Gutiérrez desapareció el 21 de agosto del 2018 en Barva de Heredia cuando tenía 19 años. Desde entonces su mamá y el resto de su familia perdieron la paz.

Los 21 de cada mes la familia hace un rosario para pedir a Dios que el muchacho aparezca. Foto: Cortesía de Sonia Gutiérrez.
Los 21 de cada mes la familia hace un rosario para pedir a Dios que el muchacho aparezca. Foto: Cortesía de Sonia Gutiérrez.

Cuando el muchacho desapareció la foto de su cara invadió los medios de comunicación, ya que todos luchaban por encontrarlo, pero poco a poco la historia del joven se fue olvidando.

“La familia siempre ha estado apoyándonos en esta situación tan difícil, algunos amigos también, pero de ahí en fuera nadie se preocupa por mi muchacho. Hasta los investigadores del OIJ se portan indiferentes, una vez le dije a la agente que lleva el caso si podía revisar el contenido del celular de mi hijo que encontraron días después de la desaparición y me dijo que no tenía tiempo para eso; yo sé que para ella eso es cuestión de trabajo, pero para una madre escuchar que la vida de su hijo no es importante es lo peor que le puede pasar”, expresó Gutiérrez.

Desde que Luis Alonso se perdió la vida de la dolida mamá cambió por completo. Ella estuvo cinco meses sin poder trabajar y ahora tiene que pasar todo el día y la noche empastillada para poder sobrellevar la pesada carga emocional.

“En mi casa siempre mantenemos un altar con la foto de mi hijo para pedirle a Dios que aparezca. Los 21 de cada mes le rezamos un rosario en familia, ya es costumbre en la casa hacerlo.

“Esta fue la segunda Navidad que pasamos sin Luis Alonso, ya a uno ni le dan ganas de celebrar nada porque siempre cuando hacemos una fiesta en la casa lo que hago es pensar que mi chiquito no está con nosotros”, aseguró la dolida mamá.

Luis Alonso salió el 21 de agosto del 2018 de su casa y no regresó. Foto: Cortesía de Ana Ramírez.
Luis Alonso salió el 21 de agosto del 2018 de su casa y no regresó. Foto: Cortesía de Ana Ramírez.
Se lo tragó la tierra

El día que el joven desapareció fue visto por última vez en el parque de Barva de Heredia con unos amigos.

Él llegó del trabajo y le dijo a la mamá que saldría un rato, pero que no volvería tarde porque al día siguiente tenía que trabajar. Ramírez estuvo compartiendo con los compas y luego se fue para la casa, pero nunca llegó.

Los familiares pusieron la denuncia en el OIJ y empezaron a buscar al muchacho por todo lado, pero no hubo éxito. La única pista que tuvieron los investigadores es que un día después de que el joven se perdiera, su celular fue encontrado en barrio San José de Alajuela.

Al consultarle a la Policía Judicial cómo va el caso, el departamento de prensa de la institución informó, por medio de un correo electrónico, que “aún está en trámite y al pendiente, no tienen mayor noticia sobre el paradero”.

Doña Sonia dice que ella guarda la esperanza de ver a su hijo entrar caminando a su casa, pero a la vez es realista y sabe que las posibilidades de que esté vivo son pocas, sin embargo, en caso de que lo hayan matado espera que los agentes del OIJ esclarezcan el caso y que el asesino pague por lo que hizo.

Sonia Gutiérrez, mamá de desaparecido: “Cada vez que salgo de la casa voy viendo para todo lado para ver si veo a mi hijo, pienso que podría andar por ahí desorientado”.
La mamá del joven todos los días le pide a Dios que hayan noticias del caso de su hijo. Foto: Cortesía de Sonia Gutiérrez.
La mamá del joven todos los días le pide a Dios que hayan noticias del caso de su hijo. Foto: Cortesía de Sonia Gutiérrez.