Adrían Galeano Calvo, Francisco Barrantes.15 enero
La chiquita fue encontrada sin vida sobre el piso de la sala de la casa. Foto Francisco Barrantes.
La chiquita fue encontrada sin vida sobre el piso de la sala de la casa. Foto Francisco Barrantes.

La chiquita de 4 años que fue encontrada sin vida dentro de su casa tenía muchos golpes.

Los agentes que atendieron el caso le encontraron heridas y moretones en distintas partes especialmente en la cara.

El caso fue descubierto la mañana de este miércoles en Tuetal sur de Alajuela, específicamente en una vivienda ubicada 500 metros al este del centro de salud local.

Por la muerte de la menor de edad el OIJ detuvo a la madre de la niña, de apellido Mejía y de 34 años; y a su padrastro apellidado Herrera y de 18 años.

Trascendió que Mejía tiene 8 meses de embarazo y dos hijos más: uno de 6 años y otro de 12, ambos producto de una relación anterior.

Las autoridades se enteraron de la muerte de la pequeñita porque su madre llamó a la Cruz Roja para pedir ayuda y dijo que algo le había pasado a la niña.

A la llegada de los paramédicos ya no había nada qué hacer por la niña. Tenía varias horas de haber fallecido.

Abuelo la intentó salvar

Fernando Mejía González, abuelo de la niña, fue uno de los que más sufrió con este hecho. Dijo que él hizo todo lo posible para ayudar a su nietita, pero no tuvo éxito.

Mejía contó que él trabaja como taxista durante la noche y parte de la madrugada y que cuando regresó a su casa, a las 6 de la mañana de este miércoles, escuchó los gritos de su hija pidiendo ayuda.

8 meses de embarazo tiene la mamá de la chiquita fallecida.

Cuando el señor ingresó a la casa su hija le dijo que la chiquita “no respondía”; cuenta que él la vio inmóvil y pálida en el suelo y que trató de revivirla, pero como no funcionó, les pidieron ayuda a las autoridades.

Según la oficina de prensa del OIJ, la niña no se encontraba en su cuarto sino en el piso de la sala.

Varios agentes del OIJ revisaron la escena en busca de pistas. Foto Francisco Barrantes.
Varios agentes del OIJ revisaron la escena en busca de pistas. Foto Francisco Barrantes.

Aunque la Policía Judicial informó que la pequeñita presentaba heridas en todo el cuerpo, el abuelo dijo que él no alcanzó a verle heridas en la cara o en los brazos, solo observó moretes en el pecho.

Don Fernando dijo que él y su hija han vivido toda la vida en Tuetal sur y que Herrera tiene poco más de año y medio de estar viviendo con la mujer.

Además aseguró que la pareja no tenía problemas ni con los niños y que Herrera se llevaba muy bien con la chiquita.

Hermanitos con el PANI

Además de los agentes del OIJ, a la casa de la familia se presentaron funcionarios del Patronato Nacional de la Infancia y se llevaron a los hermanitos de 6 y 12 años.

Los niños quedaron bajo la custodia de la institución mientras se aclara qué ocurrió.

Una fuente dijo a La Teja que el PANI ya había visitado esa casa antes debido a que habían recibido denuncias por supuestos maltratos a la chiquita.

Además indicó que la institución abrió una investigación por esas supuestas agresiones y que el caso estaba abierto.

Consultamos al departamento de prensa del PANI para conocer más, pero una de las encargadas indicó que no darían declaraciones.

De confirmarse que la chiquita falleció como producto de agresiones este sería el segundo caso del año en el que un menor de edad sufre una muerte violenta.

El primer hecho ocurrió el lunes 6 de enero en La Aurora de Heredia. Un feto de entre siete y ocho meses de gestación falleció luego de recibir un golpe con un objeto pesado.

Por este caso son investigadas la mamá, de 17 años, y su hermana de 26 años. La menor de edad cumple tres meses de detención provisional y Matus quedó libre.