Alejandra Portuguez Morales.5 septiembre

A un marero salvadoreño de apellido Portillo, de 32 años, le frenaron la entrada a Costa Rica al ser descubierto por los agentes de la Unidad de Recolección de Información Policial (URIP) y oficiales de la Policía de Migración que están en el Aeropuerto Juan Santamaría.

Las autoridades detectaron que pertenece a una pandilla del Triángulo Norte (Honduras, El Salvador y Guatemala).

Las autoridades vinculan al hombre como integrante de los Maras Salvatruchas. Foto: OIJ para LT
Las autoridades vinculan al hombre como integrante de los Maras Salvatruchas. Foto: OIJ para LT

El extranjero intentó entrar a suelo tico este miércoles al mediodía, las autoridades recibieron información de que viajaba en un vuelo proveniente de El Salvador. Apenas llegó lo entrevistaron y en todo momento se mostró nervioso, además, cuando le preguntaron cuánto tiempo estaría en suelo tico no dio una respuesta precisa.

Las autoridades descubrieron que Portillo había sido procesado penalmente en otro país por un delito contra la vida. Además los tatuajes que tiene fueron analizados por una investigadora judicial y confirmó que pertenecen a la violenta pandilla MS13 de EL Salvador.

El marero de 32 años se mostró nervioso al ver que las autoridades lo estaban monitoreando y le hacían preguntas . Foto: OIJ para LT
El marero de 32 años se mostró nervioso al ver que las autoridades lo estaban monitoreando y le hacían preguntas . Foto: OIJ para LT

Al cuscatleco de inmediato lo custodiaron hasta el próximo vuelo que lo llevara a su país.

Migración deportó en el 2017 a cuatro mareros, en el 2018 la cifra aumentó a 18 y en lo que llevamos del año han sacado a 17 personas vinculadas a las pandillas, 13 eran salvadoreños, 3 nicaragüenses y 1 hondureño. Los detuvieron en diferentes partes del país, como aeropuertos, fronteras o caminando tranquilamente ya en Tiquicia.