Silvia Coto.12 octubre
La cárcel es un fuerte militar y por eso tiene muchas comodidades. Foto: La Prensa Libre Guatemala.
La cárcel es un fuerte militar y por eso tiene muchas comodidades. Foto: La Prensa Libre Guatemala.

Alejandro Jiménez González, más conocido como el “Palidejo”, fue trasladado de la prisión en la que estaba en Guatemala, hacía otra catalogada como “VIP”, porque allí están los funcionarios públicos que terminaron embarrados en escándalos.

La información fue publicada por Publi News y otros medios chapines, en las que se informó que el trasladado se realizó el fin de semana pasado.

Al tico lo sacaron del centro de detención para hombres Pavoncito, ubicado en Fraijanes. junto al secuestrador Howard Wilfredo Barillas Morales, conocido como “Mata Z”, el traslado de ambos se realizó bajo estrictas medidas de seguridad.

El
El "Palidejo" fue pasado de cárcel el fin de semana pasado. Foto: Archivo

El Palidejo ahora está preso en la zona 1 del cuartel Matamoros, que se ubica en la la capital y solo tiene espacio para 32 prisioneros. Esta cárcel en realidad es un fuerte de una base militar, que ya había cerrado, pero ante la falta de campo en otras prisiones guatemaltecas fue reabierta.

Rudy Esquivel, vocero del Sistema Penitenciario en Guatemala, aseguró que los traslados se dieron por medidas de prevención y por decisión de la Dirección General del Sistema Penitenciario.

“Este tipo de acciones son parte del fortalecimiento a los protocolos de seguridad, apegados a derecho y como lo permite la ley. Se generaron de acuerdo a los perfiles criminológicos, en pro de las garantías de custodia y resguardo de los privados de libertad”, detalló.

A Jiménez le recetaron, en abril del 2016, 50 años de cárcel por los delitos de asesinato y asesinato en grado de tentativa, ya que las autoridades determinaron que él fue el autor intelectual del homicidio del cantautor argentino Facundo Cabral.

Aunque el atentado, ocurrido el 9 de julio del 2011 después de un concierto de Cabral, iba dirigido al empresario nicaragüense Henry Fariñas.

Cuatro cómplices más del Palidejo también fueron sentenciados a penas mayores a los 50 años de cárcel.

La prisión solo tiene campo para 32 presos y en su mayoría son de cuello blanco. Foto: La Prensa Libre, Guatemala
La prisión solo tiene campo para 32 presos y en su mayoría son de cuello blanco. Foto: La Prensa Libre, Guatemala

Al estar en una vieja base militar, la cárcel en la que está el costarricense es mucho más segura. En este tabo la mayoría de “huéspedes” son expolíticos, exmilitares y particulares procesados principalmente por delitos de corrupción, es decir, “los cuellos blancos”. Entre la población hay hombres y mujeres, aunque estás en menor cantidad.

Pero también tiene compañeros de peligro, uno de los reos de más cuidado con los que está el Palidejo es Marvin Montiel, “El Taquero” quien está condenado por matar a 16 nicaragüenses y un holandés.

Matamoros es una cárcel con espacios totalmente controlados y horarios restringidos para tomar el sol. Además, algunas de las celdas están amuebladas mejor que la choza de cualquiera, pues cuando construyeron el fuerte la idea era que algunos de esos espacios fueran usados por los oficiales con altos rangos.

En las celdas de algunos exfuncionarios gubernamentales encuentran equipos de gimnasio, eso sí, nadie sabe cómo llegan allí. Foto: MP Guatemala
En las celdas de algunos exfuncionarios gubernamentales encuentran equipos de gimnasio, eso sí, nadie sabe cómo llegan allí. Foto: MP Guatemala

Incluso, cuando los oficiales hacen requisas han encontrado electrodomésticos, equipo de gimnasio y otros lujos como televisores, celulares, reproductores de películas, tarjetas USB, consolas de videojuegos y hasta birras.

Las autoridades han insistido que Guatemala no debe tener cárceles en bases militares ya que, según algunos, por el tipo de presos que albergan se siguen dando o planeando delitos o conspiraciones.

Jiménez había estado en algún momento en el cuartel Matamoros mientras descontó prisión preventiva.

Para las autoridades sigue siendo un misterio dónde está la esposa del “Palidejo”, Wendy Nancy Pérez Sánchez, sus padres, José Francisco Jiménez Solano y Ana Isabel González Vega, buscados e investigados por el delito de supuesta legitimación de capitales.