Silvia Coto, Keyna Calderón.11 mayo

Randall Salazar, el papá de Luany Valeria Salazar, dijo este lunes que él no es el mismo desde la muerte de su joven hija.

Hablamos con él la mañana de este lunes 10 de mayo, día en el que iba a empezar el juicio por el asesinato de Luany y que fue suspendido porque el sospechoso, de apellidos Mejía Chavarría, no pudo ser llevado a los Tribunales de Cartago debido a que en la cárcel Gerardo Echeverría, en Alajuela, donde se encuentra detenido, hay orden sanitaria por covid-19 y rige hasta el 17 de mayo.

La familia hizo una pequeña manifestación. Foto: K. Calderón
La familia hizo una pequeña manifestación. Foto: K. Calderón

Randall, quien vive en Nueva Jersey desde hace 17 años, llegó al país el viernes por la tarde para estar presente en la apertura del juicio.

“Teníamos (él y Luany) una relación increíble, hablábamos todos los días, bromeábamos. Ella era mi alma gemela, era mi todo, hay un hombre en mí antes y después de la muerte de mi hija, ahora estoy muerto en vida”, dijo.

A los tribunales llegó acompañado de familiares, amigos y de la mamá de Luany, doña Patricia Zamora. Todos hicieron una pequeña manifestación en las afueras para pedir justicia.

Randall no estaba dispuesto a perderse el debate, pero dijo que para él sería durísimo tener, por primera vez, frente a sus ojos al hombre sospechoso de matar a su muchacha.

El juicio se suspendió porque el sospechoso está en un pabellón del tabo donde hay orden sanitaria por Covid-19. Foto: K. Calderón
El juicio se suspendió porque el sospechoso está en un pabellón del tabo donde hay orden sanitaria por Covid-19. Foto: K. Calderón

Doña Patricia explicó que colocaron una foto de Luany en la entrada de los tribunales para que nunca sea olvidada y que esa imagen los acompañará durante todo el proceso.

Don Randall Salazar papá de Luany no se irá del país sin justicia para su hija. Foto: K. Calderón
Don Randall Salazar papá de Luany no se irá del país sin justicia para su hija. Foto: K. Calderón

“Yo no le deseo a nadie este sufrimiento, este dolor, y mucho menos tener al frente a una persona que te quitó lo más valioso de la vida”, dijo el papá.

La prisión preventiva del sospechoso de matar a Luany vence el 17 de junio y se espera que se vuelva a fijar la fecha del juicio apenas se cumpla la medida sanitaria que hay para la prisión y antes de que acabe la medida cautelar.

Francisco Herrera, abogado de Mejia, aseguró que su defendido se encuentra bien de salud.

El abogado de la familia de Luany Valeria, Joseph Rivera, asegura que ellos entienden la situación que está viviendo el país y el proceder del tribunal ante la emergencia.

Este dije del árbol de la vida es un tesoro para el papá. Foto: K. Calderón
Este dije del árbol de la vida es un tesoro para el papá. Foto: K. Calderón

La familia de Luany aseguró sentirse triste por la suspensión del debate, pero confía en que la justicia llegará pronto.

Don Randall, quien se está quedando con sus hermanas en barrio México, San José, se prometió que no se va del país hasta que se dicte la sentencia por el crimen de su hija.

“Queremos que el monstruo y psicópata del asesinato de mi hija pague, yo espero las responsabilidades penales contra Mejía”, dijo.

Doña Patricia tampoco pierde las fuerzas por la suspensión del debate: “Hay muchas pruebas contundentes y sabemos que vamos a tener justicia por mi hija”, afirmó.

En sueños

Don Randall nos contó que ha soñado dos veces con su hija, ve como que la está regañando, como diciendole que tuviera cuidado cuando saliera de la casa.

Mientras hablábamos con él notamos que lleva un dije de un árbol de la vida y nos dijo que había sido de Luany.

“La familia me lo quiso regalar a mí, tengo otras pertenencias en mi casa en Nueva Jersey, pero esto es lo más preciado y lo más hermoso que pueda tener.

“Si usted ve las fotos de mi hija en prácticamente todas lo usaba, en la casa tengo cositas que ella me hacía en el kinder para el Día del Padre, muchos recuerdos. Algunos los tuve que guardar por que fue como echarle sal a la herida en este tiempo, al igual que varios artículos que tenía para ella y no se los pude dar”, detalló.

Luany Valeria Salazar, tenía 23 años. Foto: K. Calderón
Luany Valeria Salazar, tenía 23 años. Foto: K. Calderón

Nos explicó que no ha podido ir a la tumba de su hija por el poquito tiempo que lleva en el país, pero lo está pensando porque sería un momento desgarrador para él.

“Honestamente para mí ella no está ahí (en el cementerio), lo que está ahí es un cuerpo, ella está en mi corazón. Nosotros tenemos mucha fe en Dios, en el trabajo de la Fiscalía y en nuestro abogado, Joseph Rivera”, dijo don Randall, quien en Estados Unidos trabaja en un casino y tiene otro empleo virtual.

Sus jefes le han dado los permisos para que esté tranquilo. Su esposa actual se quedó en Estados Unidos por temas de trabajo.

Luany fue asesinada y enterrada en el patio de una casa en Linda Vista de Río Azul, en La Unión de Cartago; su cuerpo lo encontraron el lunes 15 de junio del 2020.

El sospechoso fue detenido por la Fuerza Pública un día después en Heredia. Ese mismo 16 de junio las autoridades allanaron la casa donde aparecieron los restos de Luany.