Alejandra Portuguez Morales.11 noviembre

La Fiscalía de Puriscal no pidió ningún tipo de medida cautelar contra un hombre de apellidos Solano Sánchez, de 58 años, sospechoso de matar a su hijo, identificado como Luis Fernando Solano Marín, de 30 años.

El fallecido tenía una orden de restricción dictada por el Juzgado Civil, Laboral y Familia de Puriscal, por aparente violencia intrafamiliar contra su madre y hermana.

No obstante, el ahora fallecido no había sido notificado de estas medidas, así lo informó la oficina de prensa del Ministerio Público.

Las autoridades abrieron una investigación en contra del papá por el delito de homicidio calificado.

La lamentable situación ocurrió en Puriscal. Foto: Alejandra Portuguez / Con fines ilustrativos
La lamentable situación ocurrió en Puriscal. Foto: Alejandra Portuguez / Con fines ilustrativos

La lamentable situación ocurrió este domingo a las 8 de la mañana en La Legüita de Mercedes Sur, Puriscal.

“Presuntamente, por razones que se investigan, padre e hijo habrían tenido una discusión, en la que Solano (papá) habría golpeado en cuatro ocasiones a la víctima, lo que le habría provocado una contusión (daño) en el cerebro y luego su muerte", afirmaron en la Fiscalía por medio de un correo electrónico.

La víctima murió en uno de los cuartos de la casa de la familia. El padre siempre se mantuvo en la vivienda, nunca intentó huir.

Los fiscales le tomaron la declaración al imputado y al ver que tenía los arraigos procesales (familiar, domicilio y laboral), se abstuvieron de pedir medidas, porque consideran que puede continuar con el proceso sin necesidad de imponerla alguna.