En el acuerdo, el experto en pérdida de peso accedió a entrar a un programa para el control de la ira

Por: Rocío Sandí 18 abril, 2018
Rojas reconoció, días después de la primera detención, que él se puso violento en la casa de los papás. Foto: Andrés Arce

Los papás del famoso nutricionista Óscar Rojas ya no quieren que su hijo esté encerrado en una cárcel, por eso retiraron la demanda por tentativa de homicidio que habían interpuesto contra él en febrero pasado, luego de un violento altercado.

En esa ocasión, los señores también denunciaron a Rojas por violencia doméstica.

Según dijo Guillermo Alvarado, abogado de los padres de Rojas, las partes llegaron a un acuerdo en una audiencia que se llevó a cabo días antes de Semana Santa.

El especialista en programas de pérdida de peso se comprometió a recibir ayuda para el manejo de las emociones, lo que hizo que los papás abandonaran la causa penal en la que acusaban al hijo de tratar de matar a la mamá.

Pese a la decisión de los allegados del “doctor” Rojas, la Fiscalía continuará el proceso por un asunto de oficio, ya que estuvo en juego la vida de Sonia Chacón, mamá de Rojas y de 60 años. El papá tiene 64 años.

El reconocido especialista en pérdida de peso está descontando prisión preventiva en la cárcel de San Sebastián. Foto: Daniela Linares para LN.

“Respecto a la medida cautelar de prisión preventiva en contra de Rojas, esta se encuentra vigente hasta el próximo 24 de abril. Previo a su vencimiento, la Fiscalía analizará la posibilidad de solicitar una prórroga y en la audiencia se solicitará lo pertinente”, detalló el departamento de prensa del Ministerio Público en un correo electrónico.

Los familiares del supuesto agresor sí seguirán adelante con el proceso de violencia doméstica ya que de esta forma esperan que apenas salga de prisión cumpla la promesa de buscar ayuda profesional.

Perdió el control

El amargo proceso judicial contra el famoso nutricionista empezó el lunes 19 de febrero. Según consta en el expediente judicial, ese día Rojas llegó a la casa de los papás en San Francisco de Dos Ríos y armó un alboroto.

Según reconoció él mismo días después en un video publicado en su cuenta de Facebook, estaba tan enojado que empezó a patear paredes y a quebrar vidrios.

Eso sí, él asegura que nunca tocó a los papás. Aunque según datos del expediente judicial, Óscar sí habría tratado de estrangular a la mamá.

El día del violento episodio, la Policía detuvo al nutricionista y lo llevó a la casetilla policial de Los Sauces, en San Francisco de Dos Ríos. Foto: Rafael Murillo

En esa misma publicación en "Feis", reveló un audio que, según él, le había mandado una hermana de nombre Laura, en el que ella lo incitaba a suicidarse.

El día del pleito, el sospechoso fue arrestado por oficiales de la Fuerza Pública y llevado a la Fiscalía. Luego de una audiencia de solicitud de medidas cautelares, un juez le ordenó no amenazar, agredir o perturbar por cualquier forma o medio a los ofendidos y testigos de la causa y, además, le prohibió acercarse al lugar de los hechos, a una distancia de un kilómetro, por un plazo de tres meses.

Pese a eso, Rojas llegó dos veces a la casa de los papás, incumpliendo así las medidas cautelares impuestas por el juez y eso hizo que lo metieran preso dos meses.

Durante todo ese tiempo, el presunto agresor ha estado preso en la cárcel de San Sebastián.

Los señores están muy dolidos por todo el proceso y esperan que este tiempo en la cárcel le sirviera al nutricionista para aprender de los errores y buscar un cambio en su vida.

"El que el señor Rojas esté en cerrado en una cárcel no le ayuda en nada con su problema, él necesita ayuda", Guillermo Alvarado, abogado de los papás de Rojas.