Adrían Galeano Calvo.5 noviembre, 2018
Córdoba fue detenido por agentes del OIJ que le venían pisando los talones desde hace días. Foto Cortesía Guana Noticias
Córdoba fue detenido por agentes del OIJ que le venían pisando los talones desde hace días. Foto Cortesía Guana Noticias

Aprovecharse de su puesto como policía municipal para tomar licor gratis en un bar al que se le había hecho un parte le terminó saliendo muy caro a un hombre de apellido Córdoba que cayó en manos del OIJ por esa fechoría.

Córdoba, quien trabajaba para la Policía Municipal de Santa Cruz de Guanacaste fue detenido la mañana de este lunes por la Policía Judicial en la cercanías de la plaza Los Mangos en Santa Cruz.

La Fiscalía Adjunta de Probidad, Transparencia y Anticorrupción indicó que el poli es sospechosos de realizar supuestos cobros ilegales a dos comerciantes de la zona.

El primer hecho ocurrió el 29 de setiembre de este año, cuando dos policías municipales le hicieron un parte al dueño de un bar por no tener todos los permisos. A los días Córdoba llegó a ese mismo local y en apariencia le dijo al dueño que le podía quitar el parte a cambio de una platita.

“Supuestamente, Córdoba pidió ochenta mil colones para pagarle a los policías, además de cuarenta mil colones consumibles en licor, lo cual se habría concretado el tres de octubre”, indicó la Fiscalía.

Aparentemente el sospechoso cayó de nuevo en el bar pero esta vez los dependientes se negaron a darle guaro gratis, por lo que el poli se puso chivísima e hizo un despelote diciéndole al dueño que de nuevo estaba en la mira de la Muni. Al señor no le quedó más que decirle que le diera chance para conseguirle más plata.

Pero ahí no pararon las fechorías de Córdoba, ya que el 1 de junio de este año también llegó a un bar en la comunidad de Arado, en apariencia para sacarle plata al dueño que estaba realizando un baile con todas las de la ley.

“Córdoba llegó en un carro particular y vestido con uniforme oficial. En apariencia le indicó al dueño que el permiso del Ministerio de Salud estaba vencido y clausuraría el local si no le entregaba sesenta mil colones; sin embargo, el denunciante se negó a pagar”, añadió el Ministerio Público en un comunicado.

Luego de la detención del oficial la Fiscalía de Santa Cruz indicó que solicitará como medidas cautelares la suspensión del cargo, impedimento de llegar al lugar de trabajo, impedimento de comunicarse con testigos y denunciantes, no portar armas de fuego, impedimento de salida del país, firmar una vez al mes y mantener un domicilio fijo.

De momento no se ha definido cuándo se llevará a cabo la audiencia de solicitud de medidas cautelares.