Sucesos

Piloto de avioneta que cayó en el Virilla: “No me voy a rendir, esto fue una recarga de energía”

El aviador se está recuperando y desea volver a los aires

El piloto Miron Castro Marín no pierde las ganas de volver a las alturas pese a que a principios de este mes se estrelló en el cañón del río Virilla, en Heredia.

Asegura que para convertirse en aviador puso mucho esfuerzo de parte propia y sus papás también se esforzaron un monetón, así que abandonar la meta profesional no está en sus planes.

“La carrera de aviación es muy cara. Nosotros somos una familia de clase normal y muchas veces teníamos dificultades económicas para pagar las clases, por lo que a veces duraba hasta ocho meses sin ir, pero el dos de mayo anterior (2018) pude obtener mi título”, dijo.

Miron cumplió 23 años el miércoles 20 de marzo, pero asegura que volvió a nacer la mañana del lunes 4 de marzo, que fue cuando ocurrió el accidente aéreo.

“Aún tengo muchos sueños que lograr, para convertirme en piloto tuve que pasar muchas dificultades. Este accidente lo veo como una prueba más, como una enseñanza de la vida”.

Debido a la aparatosa caída Miron sufrió una fractura en el tercer dedo del pie izquierdo y le tuvieron que hacer una operación en el pie derecho.

Sin embargo, piensa que en relación con lo ocurrido a él no le pasó nada de gravedad. Basta ver cómo quedó la avioneta para hacerse una idea del golpazo que se llevaron.

“Esto (que no sufriera daños graves) definitivamente fue un milagro de Dios, no hay otra explicación, así lo veo”.

Del accidente dice que fue "una recarga de energía para salir adelante y seguir esforzándome”.

El piloto continúa en recuperación. Más adelante debe hacerse un examen psicofísico con los doctores de Aviación Civil para luego retomar los vuelos, algo que desea que ocurra pronto.

"Es una motivación más porque sé que voy por el camino correcto. Cuando uno no tiene dificultades algo está mal, pero cuando las cosas se complican en el camino es porque vamos para el éxito”, opina.

Ve la vida de otra manera

El aviador mencionó que después del accidente su mente dio un giro y ahora es más agradecido.

“A veces uno se despierta y no se da cuenta d que está respirando, uno está tan apurado o estresado por llegar al trabajo o al lugar donde estudia que ni le da gracias a Dios porque se pudo levantar, que podemos caminar y vivir”.

Miron, vecino de El Roble de Alajuela, comentó que mantiene una frecuente comunicación con Eladio Salazar, el otro piloto que también sobrevivió a este accidente.

“Sé que él se está recuperando, siempre le digo que compartimos el mismo día en el que nacimos por segunda vez”, cuenta riendo.

El día en el que se estrellaron cumplía años la novia de Miron, a quien él ve como el mayor regalo de su vida. Llevan siete años de noviazgo y aunque aún no tienen planes de boda sí les gustaría formar una familia en unos años.

“Mi novia es aeromoza, nos conocemos desde que estábamos en el cole y tanto nuestra preparación como ahora este accidente lo hemos tenido que compartir juntos”.

Aviación investiga

El departamento de prensa de Aviación Civil informó que continúan con la recolección de indicios para determinar las causas del accidente.

Por su parte, Miron prefirió no hablar sobre el momento previo a la caída, solo reconoció que no le dio tiempo para sentir miedo.

“Todo fue muy rápido, no hay tiempo para entrar en pánico, solo recuerdo que cuando ya estábamos en tierra dije ‘Dios mío, gracias porque estoy vivo’”.

Miron y Eladio piloteaban una aeronave matrícula TI-AOP propiedad de la empresa Prestige Wings.

Habían despegado a las 8:58 a. m. del aeropuerto Tobías Bolaños, en Pavas, y viajaban hacia Quepos para recoger a unos turistas.

Cuando apenas llevaban unos minutos de vuelo tuvieron problemas y se estrellaron al norte del puente Alfredo González Flores, conocido como puente de la platina.

Prestige Wings tiene certificado para taxi aéreo y en su registro aparece con los seguros al día. El certificado de operación le fue otorgado en el 2016 y vence en el 2031.

Alejandra Portuguez Morales

Alejandra Portuguez Morales

Bachillerato en Periodismo en la Universidad Internacional de las Américas y licenciada en Comunicación de Mercadeo en la UAM. Con experiencia en temas de sucesos y judiciales.