Rocío Sandí.6 mayo

La policía detuvo a 66 extranjeros en condición migratoria irregular que viajaban en el cajón de dos camiones.

El primer caso se dio este miércoles 6 de mayo en la mañana, en la comunidad de La Trocha de Los Chiles, en la frontera norte del país.

El Ministerio de Seguridad informó que los oficiales se toparon el camión ganadero y le pidieron al chofer que se detuviera para revisarlo.

La Policía de Migración se llevó a los migrantes ilegales para enviarlos a su país. Foto: MSP.
La Policía de Migración se llevó a los migrantes ilegales para enviarlos a su país. Foto: MSP.

En el vehículo iban 69 personas, de las cuales, 54 (43 hombres y 11 mujeres) son extranjeros que entraron a Costa Rica sin los respectivos permisos, por lo que fueron entregados a la Policía Profesional de Migración para que se sean devueltos a su país.

Las autoridades informaron que el camión tiene matrícula costarricense y pertenece a una empresa que se dedica a la producción y empaque de frutas. Agregaron que las personas que iban en el cajón son trabajadores de la compañía y entraron desde Nicaragua poco antes de que la policía los encontrara.

El segundo caso se dio este miércoles en la tarde, en El Cevichito, cerca del puesto de Tablillas. Los oficiales dieron con un camión en el que iban doce personas indocumentadas (once hombres y una mujer).

Las personas les dijeron a los uniformados que salieron de La Fortuna de San Carlos y se dirigían para una finca agrícola en Tablillas. El chofer del vehículo también es extranjero y tiene la licencia vencida.

El director de la Fuerza Pública, Daniel Calderón, hizo un llamado a las empresas a actuar de manera responsable y les recordó que las fronteras están cerradas, no está permitido en este período ingresar o salir del país.

La prohibición de que extranjeros entren a territorio nacional es una de las medidas sanitarias ordenadas por el Ministerio de Salud de cara a la pandemia del coronavirus. Debido a la medida, todos los cuerpos policiales han reforzado la seguridad en las fronteras con Nicaragua y Panamá para evitar que personas contagiadas de COVID-19 entren al país por algún punto ciego.