Por: Alejandra Portuguez Morales.   6 julio

El policía Juan Carlos Bonilla cumple años este mes y el regalo se adelantó tanto para él como para su esposa, Linnett Arias.

El asunto es que el oficial sufrió un grave accidente de tránsito cuando un carro se les atravesó a él y a su compañero Begler Reiner Araya cuando iban en moto. Ocurrió en Pérez Zeledón, donde vive la pareja.

Juan Carlos recibió los peores golpes y estuvo internado en la Unidad de Cuidados Intensivos del hospital Escalante Pradilla durante tres días.

El pronóstico de los médicos era reservado porque tenía muchas fracturas, una de estas en el cráneo y permanecía inconsciente. Además necesitó un respirador artificial.

Juan Carlos comenzó a mejorar, primero le quitaron el ventilador al ver que respiraba por su cuenta y este viernes despertó luego de escuchar la voz de su esposa.

“Él estaba con los ojos cerrados, me le acerqué y le dije ‘mi amor, estoy aquí' y de una vez los abrió y me volvió a ver. De inmediato le dije: ‘lo amo’ y me tiró un beso y me dijo que me amaba”, contó con emoción Linnett, compañera de vida del policía desde hace ocho años.

El policía Juan Carlos Bonilla Castro y su esposa Linett Arias tienen ocho años de compartir la vida juntos. Foto: Cortesía Linett Arias

El 14 de julio Juan Carlos cumplirá 40 años y una de las más contentas por eso es Linnett.

Luego de este gran avance los médicos pasaron a Juan Carlos al salón de hombres porque ahora le deben de hacer varias operaciones y deberá usar yeso por las fracturas.

“Le expliqué que él es un milagro, me preguntó tres veces ¿qué hago aquí? (en el hospital), él se quedaba dormido y volvía a reaccionar para preguntarme lo mismo,. No tiene idea de lo que le pasó, le dije que tuvo un accidente y me preguntó que si había sido en carro. Le mencioné que varios compañeros de trabajo preguntaban por él, pero me decía que no los recordaba, debe ser por el golpe”, expresó Linnett.

Ella asegura que la recuperación de su esposo es un acto de misericordia porque él tiene hijos pequeños y todavía le queda mucho amor para dar.

“No tengo cómo explicar lo que sentí cuando lo vi reaccionar, fue increíble, no me cambio por nadie. Nunca había sentido un sentimiento tan fuerte, sobre todo porque los doctores me habían dicho que tenía que esperar días o quizás más tiempo para que despertara y que eso dependía de él, no de los médicos”, comentó.

Juan Carlos Bonilla Castro es oficial de la Fuerza Pública desde hace 14 años. Foto: Cortesía Linett Arias

Mencionó que, eso sí, Juan Carlos luego se puso bravo porque se dio cuenta de que lo tenían amarrado, algo necesario porque se quitaba las sondas.

“Me decía ‘dame la mano’, luego me entrelazó los dedos y me apretó fuerte; ‘ayúdeme, suélteme’ repetía; también quería mover el pie, pero no le dije que tiene fracturas en la cadera”, mencionó.

Él le mandó decir a sus tres hijos que los ama.

“Los doctores me dijeron que él es un milagro, así lo creemos, él tuvo un drenaje en la cabeza, pero al reaccionar se lo quitaron, ya puede comer comida sólida”, añadió Linnette.

Es muy deportista

Juan Carlos es policía desde hace 14 años y su esposa cuenta que es una persona muy disciplinada, le encantan los deportes y hace cinco años dejó de comer carnes porque sueña con participar en competencias.

Ella recordó que cuando se conocieron Juan Carlos era una persona gorda, pero se puso las pilas para cuidarse la salud.

“Él no hacía nada, pero desde hace unos años cumple con la disciplina de hacer ejercicios y quizás eso lo mantiene fuerte, porque sí fue un golpe bastante feo. Les pregunté a unos compañeros de él si él llevaba el casco puesto y me dijeron que sí, pero que él se golpeó contra la ventana del carro y eso también lo afectó mucho”.

“Juan Carlos es muy fuerte, él es una persona súper especial, somos la familia que siempre visitamos a todos los hermanos y sé que luego de la pandemia y de la recuperación de él volveremos a visitar a los nuestros”, Linett Arias, esposa.
Juan Carlos Bonilla Castro en algún momento fue gordo, pero ahora es disciplinado y ama el ejercicio. Foto: Tomada de facebook

“Él es un persona muy querida, además por ser deportista lo conocen en varios lugares del país, le doy gracias a todas esas personas que han orado por él y les pido que sigan rezando porque el proceso es largo y aún falta para verlo de nuevo con su vida normal”, mencionó la esposa.

El choque al que sobrevivió este valiente policía ocurrió minutos antes de la 1 de la tarde de este martes 30 de junio cerca del puente sobre el río San Isidro.

Minor Picado, jefe de la Policía de Tránsito de la zona Brunca, dijo que los oficiales llevaban la vía hacia el centro de Pérez Zeledón cuando ocurrió el choque.

El chofer del carro viró hacia la izquierda y se les atravesó cuando pretendía meterse al parqueo de unos locales comerciales.