Rocío Sandí.2 julio

Las dos primas que murieron el domingo en un accidente de tránsito en Sardinal de Carrillo, Guanacaste, le habían celebrado el cumpleaños al jefe cinco horas antes.

Katherine Canales Carmona, de 28 años, y Rubid Calderón Carmona, de 27, trabajaban en una distribuidora de pescado propiedad de Macklin Jiménez, quien cumplió 52 años el sábado.

Rubid se tomó esta foto en la celebración del cumpleaños de su jefe, horas antes de morir. Foto: Cortesía de Macklin Jiménez.
Rubid se tomó esta foto en la celebración del cumpleaños de su jefe, horas antes de morir. Foto: Cortesía de Macklin Jiménez.

Según contó el empresario, ellas y otros colaboradores de la empresa se reunieron ese mismo sábado para cantarle cumpleaños.

“Después del trabajo nos quedamos ahí mismo en las oficinas y vimos el partido de la Sele, vimos también los tiempos extra y los penales y ya como a la medianoche me cantaron cumpleaños con un quequito que habían comprado entre todos. Luego de eso cada uno se fue para la casa.

Jiménez dijo que horas después de despedirse de las muchachas la hermana de una de ellas lo llamó para darle la noticia de que se habían accidentado.

Al parecer, luego de la fiesta Katherine y Rubid se fueron juntas para el centro del Coco y ahí las recogió un carro en el que iban dos amigos de ellas y un hermano de Katherine. Poco después de que se subieron al vehículo el chofer, de apellidos Calero Balmaceda, perdió el control, se salió de la calle, pegó en una cuneta y luego chocó contra un poste.

Las dos mujeres y uno de los hombres –que fue identificado como Anthony Padilla Jiménez, de 22 años– murieron de inmediato. Quedaron prensados entre las latas del carro, por lo cual los bomberos tuvieron que usar equipo hidráulico para liberarlos.

Rubid y Katherine eran primas y además amigas inseparables. Foto: Cortesía de Macklin Jiménez.
Rubid y Katherine eran primas y además amigas inseparables. Foto: Cortesía de Macklin Jiménez.

El chofer y el hermano de Katherine, de apellidos Canales Carmona y de 19 años, resultaron heridos y fueron llevados al hospital Enrique Baltodano Briceño, de Liberia, donde informaron que se encontraba estable.

Las autoridades judiciales dijeron el día del suceso que al conductor le hicieron la prueba de alcohol y el resultado fue negativo.

Macklin Jiménez, jefe de las muchachas: “Fue muy fuerte compartir con ellas y pocas horas después recibir una llamada en la que me decían que habían muerto”.
Muy empunchadas

Macklin Jiménez no sale del asombro de saber que las dos muchachas con las que trabajaba a diario perdieron la vida.

“A Rubid la conocía desde hacía muchos años porque tenía como 17 de trabajar en la empresa, ella era la gerente. Durante estos años aprendió muchísimo y fue escalando posiciones, era muy aplicada en el trabajo”, dijo.

“Era una muchacha de buenos principios y con lo que ganaba ayudaba en la casa. Katherine también era muy trabajadora, ella llegó a la empresa hace unos dos o tres años porque Rubid la recomendó; la motivación de ella eran sus dos hijos”, añadió.

Este 1 de julio Rubid habría cumplido sus 28 años, algo que tiene aún más dolidos a los familiares y a los amigos de la joven, ya que esperaban celebrar con ella esa fecha especial.

Los bomberos usaron equipo hidráulico para liberar los cuerpos. Foto: Cortesía.
Los bomberos usaron equipo hidráulico para liberar los cuerpos. Foto: Cortesía.

Jiménez ha estado apoyando a la familia de las primas. Incluso ha estado cerca de los allegados para hacer con ellos los trámites de la vela y el funeral.

“Estamos esperando que nos entreguen los cuerpos, las vamos a velar en el Coco, donde ellas vivían y las vamos a sepultar este martes ahí mismo”, expresó el jefe de las jóvenes este lunes en la tarde.

Las mamás de las jóvenes que murieron son hermanas y se llaman María Josefa, de 51 años, y Celestina Carmona Cortés, de 56 años.

Investigación

La Policía Judicial hace una investigación para determinar las causas del accidente que cobró las tres vidas. Aunque aún no está confirmado, una de las hipótesis que se analiza es que el carro en el que viajaban los muchachos iba más rápido de lo debido.

En el último corte realizado por la Policía de Tránsito, el 27 de junio, se contabilizaban 211 muertes en las carreteras.

Según las estadísticas, las principales causas son la invasión de carril y el exceso de velocidad. Los días que más ocurren desgracias de estas son los del fin de semana.

Datos del Consejo de Seguridad Vial (Cosevi) indican que en el 2016 murieron en carretera 456 personas, de las cuales 110 fallecieron domingo y 91 sábado; en el 2017 fallecieron 458 personas, 108 en domingo y 101 sábado, mientras que en el 2018 se perdieron 445 vidas, 85 de esas víctimas murieron sábado y 104 domingo.

Según las estadísticas del Cosevi, la franja horaria en la que se dan más muertes en las calles es entre las 6 de la tarde y la media noche; el segundo horario en que se dan más tragedias es entre la media noche y las 6 de la mañana.