Andrés Garita.14 septiembre

Uno de los revoltosos que participó en los actos de vandalismo “por la huelga”, en El Roble de Puntarenas, cayó en manos de las autoridades.

La violencia en el Puerto ocurrió la madrugada de este viernes y al mediodía se dio la detención.

Así lo confirmó la oficina de prensa del Ministerio de Seguridad Pública, se trató de un hombre de apellido Quesada, que fue capturado en la calle en El Roble de Puntarenas, a unos 500 metros de la tienda José Paolo, donde ocurrió la mayor parte de los destrozos y saqueos por parte de los antisociales.

Las autoridades recibieron información de donde escondían lo robado por lo que registraron estos sitios y en plena calle encontraron al sospechoso, quien trató de huir al ver a los uniformados.

Además, en una casa cercana descubrieron que había varias bolsas de basura con ropa robada de la tienda, estas fueron decomisadas y pasadas al Ministerio Público como parte de las pruebas.

La ropa robada la encontraron en bolsas de basura dentro de una casa en el Roble de Puntarenas. Foto: MSP
La ropa robada la encontraron en bolsas de basura dentro de una casa en el Roble de Puntarenas. Foto: MSP

En la misma vivienda estaban dos menores de edad, sin embargo ellos no quedaron detenidos, pues no había pruebas que los vinculara en los saqueos.

La oficina de prensa de la Fiscalía afirmó que Quesada fue pasado a los Tribunales de Flagrancia, lo acusan de receptación (ocultar objetos robados).

Las autoridades no descartan más detenciones por los hechos de violencia, instan a los lugareños acercarse a la delegación policial o llamar a los número 1176 y el 800 8000 645 del OIJ para dar información sobre los sospechosos.

Noche de terror

Los vecinos de El Roble afirmaron que la madrugada del viernes no pudieron dormir por el escándalo de los revoltosos y de la policía que trataba de controlarlos.

Recordaron los momentos de tensión, al escuchar balazos, las cortinas metálicas que forzaban de los comercios, los vidrios sonaban cuando los quebraban, mencionaron que la mayoría eran hombres quienes corrían y gritaban amenazas.

Estos revoltosos además de robar en el local José Paolo, cometieron destrozos en Pollo Granjero y el cajero del Banco Popular.

Las autoridades tuvieron que actuar rápido para evitar más daños en Puntarenas. Foto: Andrés Garita
Las autoridades tuvieron que actuar rápido para evitar más daños en Puntarenas. Foto: Andrés Garita

Rodrigo Alfaro, subdirector de la Policía de Puntarenas, afirmó que los responsables fueron al menos unas 50 personas, por lo que siguen detrás de más revoltosos.

“Quemaron llantas, troncos, lanzaron piedras y dispararon contra la policía, por lo que tuvimos que responder de manera inmediata”, Rodrigo Alfaro, subdirector policial de Puntarenas.
Los bochincheros dejaron así la tienda José Paolo, quebraron todo y robaron mercadería. Foto: Andrés Garita
Los bochincheros dejaron así la tienda José Paolo, quebraron todo y robaron mercadería. Foto: Andrés Garita

“Salieron a las calles a dañar puertas y vidrios del cajero del Popular en El Roble, forzaron cortinas de la tienda José Paolo y además robaron mercadería, también tacharon el almacén Importadora Monge, pero en este último no lograron robar por la rápida acción de la policía”, afirmó Alfaro.

Los vecinos dijeron estar atemorizados y esperan encontrar paz, aseguraron sentir vergüenza por lo ocurrido y esperan que castiguen a los responsables.

“Estas situaciones son feas, no solo dañan el comercio sino que también a las personas que trabajan en esos locales”, Gabriela Solano, puntarenense.
“Todo esto nos da cólera, estas situaciones no van con las personas que si queremos esta provincia”, Greivin Vindas, puntarenense.
“Estas cosas asustan, no entiendo cómo no piensan en el daño que le causan a la provincia, ¿quién sabe si la tienda la vuelven abrir?”, Guiselle Solano, puntarenense.
“Uno como comerciante no quiere pasar por estas situaciones, las cosas cuestan para que los maleantes solo lleguen a destruir”, Luis Ruiz, comerciante de Puntarenas.
Los daños y el robo en la tienda fueron cuantiosos. Foto: Andrés Garita
Los daños y el robo en la tienda fueron cuantiosos. Foto: Andrés Garita