Alejandra Portuguez Morales.13 julio

En un segundo juicio, el Tribunal Penal de Sarapiquí reconfirmó la condena contra un colombiano que acabó con la vida del policía de la Fuerza Pública Federico Borbón Huertas.

El sentenciado es Camilo Rocha Agudelo, a quien se le impuso una pena de 53 años de prisión por los delitos de posesión de drogas, privación de libertad, robo agravado y el homicidio del oficial.

Además fueron condenados a 10 años cada uno por custodiar droga dos hombres identificados como Jonathan Vargas Aymerich y Juan Carlos Salas.

El Policía Federico Borbón Huertas murió cumpliendo con sus funciones al enfrentar a una banda narco. Foto: Archvio GN
El Policía Federico Borbón Huertas murió cumpliendo con sus funciones al enfrentar a una banda narco. Foto: Archvio GN

El 12 de abril del 2019 estos hombres fueron condenados por los mismos hechos y al colombiano le impusieron 57 años por los mismos delitos; a los otros dos les impusieron 22 años de cárcel a cada uno.

La defensa apeló y por eso se repitió el juicio. La pena la dictaron los jueces el 10 de julio, pero fue informada este lunes.

Se enfrentó a narcos

El oficial Federico Borbón murió el 10 de junio del 2017 en Finca Nogal de Sarapiquí cumpliendo con su trabajo.

Las autoridades recibieron aquel día información de que unos hombres habían robado, por medio de un bajonazo, un tráiler que llevaba palmito y piña (eso se creyó al inicio).

El Ministerio Público probó que al trailero lo interceptaron cinco sujetos, entre ellos Rocha, quienes se hicieron pasar por policías, y se lo llevaron retenido.

La Policía comenzó a rastrearlos y dio con el tráiler. El oficial Borbón fue uno de los que llegó primero y desconocía que en el camión iban 800 kilos de cocaína, que era lo que peleaban los delincuentes.

800 kilos de cocaína iban ocultos entre palmito, por esto fue que mataron al policía en el 2017. Foto: MSP
800 kilos de cocaína iban ocultos entre palmito, por esto fue que mataron al policía en el 2017. Foto: MSP

Borbón persiguió a Rocha y este le disparó cinco veces y lo mató.

Luego de la muerte del oficial, las autoridades decomisaron la droga.

Mientras la sentencia queda en firme, los tres sentenciados continuarán en prisión preventiva.