Alejandra Portuguez Morales.8 diciembre

“A pesar de que han ocurrido tantos accidentes de tránsito, en los que han muerto muchas personas inocentes y a otras que les han cambiado la vida, no ha servido para que todos hagamos conciencia. Me duele saber que aún hay choferes borrachos atentando contra inocentes”.

Esas dolorosas palabras salieron de Ana Laura Méndez Sandoval, una sobreviviente de un violento atropello que ocurrió la mañana del sábado 6 de diciembre del 2008 provocado por un conductor borracho, en una parada de buses en San Joaquín de Flores, en Heredia.

Méndez pasó por ocho operaciones en las piernas, en ambas tuvo fractura de tibia y peroné, además en la pierna izquierda se le quebró el fémur y el tobillo.

“El primer diagnóstico de los doctores era que me iban amputar las piernas, recuerdo que la primera que me operaron fue la derecha, al final me las pudieron salvar, tengo muchas cicatrices, pero estoy agradecida con Dios por darme más días de vida”, expresó la joven.

Ana Laura Méndez Sandoval, sobreviviente de un violento atropello que ocurrió la mañana del sábado 6 de diciembre del 2008. Foto: Cortesía para LT
Ana Laura Méndez Sandoval, sobreviviente de un violento atropello que ocurrió la mañana del sábado 6 de diciembre del 2008. Foto: Cortesía para LT

Hace 10 años ella tenía 24 primaveras, estaba esperando el bus para ir al trabajo (un centro de llamadas), donde apenas tenía un mes de haber empezado, asegura que después del accidente de tránsito no pensó en resignarse, sino más bien en seguir y cumplir sus metas.

“Mi actitud cambió mucho, soy más agradecida y trato de vivir cada día como si fuera el último. No me gusta quejarme”, expresó la valiente.

Considera que lo que la mantuvo fuerte fueron sus ganas por superarse y comprender que solo se tiene una oportunidad.

“Me sostuvo el sueño que tenía de estudiar música (toca guitarra, piano y también canta), luego al tiempo estudié enseñanza de la música en la Ulicori, también quería enseñar inglés por lo que trabajé en una academia”, dijo la sobreviviente.

Actualmente Ana Laura Méndez da clases de inglés por Internet, si a usted le interesa contratarla para clases por medio de esta modalidad la puede contactar mandándole un WhatsApp al: 85483523.

Ana Laura asegura que superó los traumas que le provocaron el atropello, pues debido a los golpes pasó hospitalizada dos meses y además estuvo incapacitada un año y dos meses, menciona que su psicólogo fue Dios, la que la ayudó a seguir adelante.

“Algo muy importante es tener fe, cuando ocurre el accidente de tránsito uno tiende a desesperarse, también hay muchos pensamiento negativos, pero uno debe pensar que si no se murió es porque hay una segunda oportunidad.

"Hay personas que quizás perdieron alguna parte de su cuerpo, pero la vida continúa y esta llena de retos que hay que ganar. En mi caso no perdí ninguna de las piernas, pero hay cosas que me gustaría hacer y no puedo como correr, sin embargo, no me veo como incapacitada, porque eso solo está en la cabeza”, manifestó.

El día en el que ocurrió el accidente Ana Laura Méndez iba para el trabajo. Foto: Reproducción
El día en el que ocurrió el accidente Ana Laura Méndez iba para el trabajo. Foto: Reproducción

Esta valiente asegura que quisiera que los choferes sean más responsables y no manejen si andan tomados, porque no solo peligran contra sus vidas, sino contra las de inocentes también.

En este accidente resultó afectado un vecino de Ana Laura, de nombre Sergio Solís, quien perdió la pierna derecha como consecuencia del atropello.

La sobreviviente aún recuerda al responsable del accidente, aceptó que a un principio le dio mucha rabia y enojo, pero no podía seguir así, por lo que lo citó en la casa de ella, le dijo todo lo que sentía, todo lo que él provocó y al final le dijo que lo perdonaba, tiene la fe que él nunca más pusiera en peligro la vida de otras personas.

Méndez concilió con el chofer hace ocho años.