Adrían Galeano Calvo.2 agosto
Cristian Rojas dice que su familia ha sido un gran apoyo en su recuperación. Foto: Shirley Vásquez / Archivo.
Cristian Rojas dice que su familia ha sido un gran apoyo en su recuperación. Foto: Shirley Vásquez / Archivo.

La fe que don Cristian Rojas Castro siente por la Virgencita hizo que no se perdiera la romería durante 12 años, sin embargo, ahora va a cumplir dos años de no poder visitarla por culpa de las lesiones que sufrió tras ser embestido por el vagón de un tren.

Aun así Rojas, de 40 años, no ha tirado la toalla para este 2019, ya que aunque no podrá caminar hasta la Basílica de Los Ángeles en Cartago, en este mes de agosto, no descarta que vaya a hacer su propia romería más adelante.

“Si ella y Dios me ayudan antes de diciembre de este año intentaría ir, encantado lo haría. Con tal de ver a la Virgencita no me importaría caminar más despacio y durar más tiempo, yo quiero hacerlo como antes, saliendo desde San Rafael de Alajuela o desde San José, nada de ir en bus”, dijo.

El accidente que ha evitado que don Cristian vuelva a peregrinar ocurrió el 9 de enero del 2018 en San Rafael de Alajuela, cuando el constructor fue arrollado por un vagón que se soltó del lugar donde trabajaban unos funcionarios contratados por el Incofer.

El sobreviviente sufrió serias lesiones en el terrible accidente. Foto Francisco Barrantes. / Archivo.
El sobreviviente sufrió serias lesiones en el terrible accidente. Foto Francisco Barrantes. / Archivo.

Ese mismo vagón aplastó el carro en el que iban Alberto Madriz Soto de 54 años y Ángela Mayela Abarca Calero de 56, quienes murieron en el lugar.

Le hace falta

Don Cristian no oculta la tristeza que siente en estas fechas, pues recuerda como antes se preparaba para caminar junto a otros fieles hasta los pies de La Negrita, pero ahora tiene que conformarse con ver como pasan los romeros por su casa.

“Legalmente es incómodo, porque es una cosa que uno hacía con mucha devoción, porque uno la quiere a ella y ahora que no he podido hacerlo por dos años, entonces es muy duro”, añadió.

Pese a la situación que actualmente vive, en la que arrastra dolores en su cintura y brazos, Rojas no pierde la fe de volver a hacer de nuevo este viaje de fe, pues tiene que agradecerle a la Virgen el milagro que hizo al no dejarlo morir en el accidente del vagón.

“A ella le debo todo, sinceramente, le debo mi vida entera, porque fue la única que hizo que yo me salvara”, mencionó.

2 años tiene Cristian de no hacer la romería
La emergencia fue atendidas por gran cantidad de paramédicos y bomberos. Foto: Grupo Nación.
La emergencia fue atendidas por gran cantidad de paramédicos y bomberos. Foto: Grupo Nación.
Etapa final

Rafael Rodríguez, abogado de Rojas, explicó que el caso por el accidente ya está en su etapa final, pues ya toda la información de los hechos está en manos del Ministerio Público.

“El caso está para que la Fiscalía decida si acusa o no por los hechos, ya llegaron los informes para efectos de establecer la presunta responsabilidad de las personas implicadas”, dijo Rodríguez.

En el caso figuran como sospechosos dos trabajadores de la empresa de Mantenimiento de Vías Férreas (Manfer) de apellidos Mora, de 24 años y Guillén de 51, quienes en apariencia no accionaron un freno de mano para detener el vagón. Esa empresa fue subcontratada por el Incofer para hacer unos trabajos.

En el suceso falleció una pareja y Cristian resultó gravemente herido. Foto: Grupo Nación.
En el suceso falleció una pareja y Cristian resultó gravemente herido. Foto: Grupo Nación.

El día de la tragedia, una locomotora del Incofer falló al intentar enganchar dos carretas, una de las cuales estaba cargada con durmientes de concreto.

Los vagones bajaron una pendiente y en el camino arrollaron el carro de la pareja que falleció en el lugar y también golpearon a Rojas.

El abogado dijo que si la Fiscalía se decide a solicitarle al Juzgado Penal que el caso sea elevado a juicio, él, en representación de don Cristian, también presentaría una querella y una acción civil para tratar que Rojas reciba una compensación económica por las lesiones que sufrió.