Silvia Coto.29 octubre, 2019
En la sodita pusieron esta manta para que la gente llegue a comprar los tamalitos. Foto: Cortesía
En la sodita pusieron esta manta para que la gente llegue a comprar los tamalitos. Foto: Cortesía

Doña Ana Cruz, dueña de la soda El arte del buen gusto en San José, ha leído las noticias sobre la desaparición de la joven Karolay Serrano Cordero, de 25 de años, de quien no se sabe nada desde el pasado 12 de agosto

Por eso esta comerciante decidió poner su granito de arena y está vendiendo en su negocio los tamales que hace doña Rosmary, la mamá de la muchacha, para ayudarse a cubrir los gastos de su nietica Amanda, hija de Karolay.

La sodita está ubicada frente a la antigua rampa del hospital Calderón Guardia y atiende de 6 de la mañana a las 4:30 de la tarde, de lunes a viernes.

Karolay desapareció cuando estaba en su casa en Heredia. Sus familiares la vieron entrar a la vivienda, pero después no se supo más, hasta que su mamá llegó a buscarla y encontró todo abierto y encendido. Nadie le ha dado razón.

Doña Rosmary se hace cargo de su nietita de tres años, quien todos los días pregunta por su mamá. Para salir adelante es que hace los tamales que vende por Facebook y ahora en la sodita de Chepe.

“Hacemos tamales de pollo, de cerdo y hasta picantes. También hacemos pequeñitos para actividades especiales, confiamos en que la gente nos va ayudar. Yo necesito encontrar a mi hija, la verdad es mucha la desesperación y la angustia”, dijo Cordero.

También es mamá

Cruz nos contó que ella se ha sentido conmovida por la situación tan difícil de doña Rosmary al no encontrar a su hija, ya que ella también es mamá de dos adolescentes.

“Aquí vamos a vender la piña en ¢1000 para llevar y a ¢750 la unidad si es para comer en la soda, aquí chineamos mucho a los clientes”, dijo la señora.

Si usted quiere encargar de estos tamalitos puede llamar a la soda al 4407-5693 o directamente a doña Rosmary al 8348-1589.

Ella va hacer tamales para todo lo que queda del año, así que si usted tiene una fiesta o un cafecito familiar puede aprovechar y ayudarla.