Silvia Coto.5 marzo, 2020

Tres personas enfrentarán un juicio por la muerte de cuatro turistas gringos y un guía. A ellos se les acusa por los delitos de homicidio culposo y peligro de naufragio.

Los extranjeros celebraban en el país la despedida de soltero de uno de ellos. Foto: LT
Los extranjeros celebraban en el país la despedida de soltero de uno de ellos. Foto: LT

La Fiscalía de Quepos y Parrita informó este jueves que el Juzgado Penal acogió la acusación y ordenó realizar el proceso.

Dos acusados son de apellidos Contreras Martínez y otro es apellidado Pessoa Calvo, a quienes se les acusa por los delitos de peligro de naufragio y homicidio culposo. A uno de los hombres apellidado Contreras, además, se le acusa por el presunto delito de omisión de auxilio, el cual ocurre cuando un sujeto omite ayudar a una persona herida o en riesgo, a pesar de que puede hacerlo sin correr peligro su vida.

Los familiares de los jóvenes aseguran que esperar encontrar justicia por la muerte de sus hijos. Fotos de Diana Méndez.
Los familiares de los jóvenes aseguran que esperar encontrar justicia por la muerte de sus hijos. Fotos de Diana Méndez.

El naufragio ocurrió el 20 de octubre del 2018 a las 3 p. m., en el río Naranjo, cuando 14 turistas llegaron a ese sitio y contrataron los servicios de los sospechosos, quienes se dedicaban a ofrecer tours de rafting.

Los extranjeros llegaron al país con el fin de celebrar la despedida de soltero de uno de ellos.

“De acuerdo con la acusación, ese día los imputados habrían llevado a cabo una excursión con un grupo de hombres de nacionalidad estadounidense. En apariencia, los acusados tenían conocimiento de que, ante las condiciones climáticas, hacer rafting en el río era peligroso.

"Al parecer, cinco minutos después de que dio inicio la navegación, las balsas en las que viajaban las víctimas se volcaron y los ofendidos fueron arrastrados por la corriente. Según la investigación, cuatro turistas fallecieron producto de una asfixia por sumersión.

“En apariencia, Contreras Martínez iba en una balsa, con el objetivo de rescatar a las personas si ocurría alguna eventualidad; no obstante, la Fiscalía obtuvo prueba que podría señalar que, durante el accidente, otros dos turistas pidieron auxilio, pero el imputado se habría negado a rescatarlos. Se cree que los sobrevivientes tuvieron que nadar hasta la orilla para salvar sus vidas”, indicó el Ministerio Público en un comunicado de prensa.

Los jóvenes vinieron a festejar la despedida de soltero de uno de sus amigos.Tomado de Univisión
Los jóvenes vinieron a festejar la despedida de soltero de uno de sus amigos.Tomado de Univisión
" Si los responsables de la muerte de nuestros hijos enfrentan la justicia, por supuesto que nos da algo de paz", dijo Ernesto Sierra, papá de una de las víctimas.

Las víctimas fueron identificadas como Sergio Lorenzo (hermano del novio), Ernesto Sierra, Jorge Caso y Andrés Denis. Los diez extranjeros que sobrevivieron aseguraron que ese día se sintieron abandonados por los guías.

Ese día también falleció el guía turístico Kevin Thompson Reid, de 45 años.

En las próximas semanas el tribunal indicará la fecha del juicio.

Las penas por el delito de naufragio van de los dos a los 12 años de cárcel.

Ernesto Sierra papá de una de las víctimas y quien tenía su mismo nombre, comentó que recibieron la noticia de que el caso se elevó al juicio con mucha alegría pues llevan bastante tiempo esperando justicia, no solo por la muerte de su hijo, sino también por las de sus amigos, ya que la ausencia de los jóvenes sigue doliendo como el primer día.

“Hemos viajado catorce veces a Costa Rica desde el momento en que fuimos a recoger los cuerpos de nuestros hijos y otras veces para encontrar respuestas. Sobre el juicio nos dijeron que podía tomar entre seis y siete años para que las personas sospechosas fueran a un juicio, así que ha sido un camino difícil para nosotros, pero gracias a todos los esfuerzos hemos logrado acelerar el proceso.

“Si los responsables de la muerte de nuestros hijos enfrentan la justicia, por supuesto que nos da algo de paz. Es la primera vez que un evento como este no se trata como un accidente y se juzgan a los responsables”, dijo el papá.

Los familiares de los jóvenes informaron que asistirán al debate una vez que se fije la fecha.