Alejandra Portuguez Morales.17 febrero

Este lunes se inicia el juicio contra cuatro hombres acusados de matar a cuatro personas, tres en la cochera de una casa y una a unos metros de la vivienda en Pueblo Real de Paquita, a unos 5 kilómetros del centro de Quepos.

Trascendió que la mayoría de los testigos en este proceso penal han recibido amenazas, incluso a algunos de ellos les protegerán la identidad para que puedan dar sus testimonios de una manera valiente y tranquila frente a los jueces de la localidad.

Las víctimas son los hermanos Kenneth Flores Obando de 27 años y Deymond Delgado Obando de 12 años, así como un amiguito del menor, Rubén Arauz López de 17 años.

El debate se extendería hasta los primeros días de marzo, según se supo a varios los testigos les protegerán la identidad por las represalias que han sufrido durante estos dos años y tres meses.

El cuarto asesinado fue el taxista informal Luis Pablo Valverde Azofeifa, de 30 años.

Alrededor de la casa los investigadores encontraron casquillos de las armas de fuego calibre 38, 12 y 9 milímetros. Fotos: Wilbert Hernández.
Alrededor de la casa los investigadores encontraron casquillos de las armas de fuego calibre 38, 12 y 9 milímetros. Fotos: Wilbert Hernández.

Los imputados son cuatro hombres de apellidos Cascante Parra, Chaves Campos, Amaya Castro y Mesén Duarte, acusados de cuatro homicidios y dos tentativas de homicidio.

Ellos habrían llegado hasta la casa la noche del domingo 6 de noviembre del 2016, a pie, utilizado pasamontañas y llevaban armas calibres 38, 12 y nueve milímetros.

Parecido a una narco novela

A los sospechosos los detuvieron el martes 3 de octubre del 2017.

El día de las detenciones, los agentes afirmaron que el sujeto que encontraron afuera de la casa, de apellido Valverde, formaba parte del grupo de atacantes, pero cuando iban huyendo fue alcanzado por las balas que intercambiaron los buenos y los malos.

Además, otro tipo identificado como Cristhian Mesén, alias Gelatina, era el líder, pero se quitó la vida el 8 de febrero del 2017 dentro de un taxi en La Palma de Pérez Zeledón, luego de intentar matar a su expareja sentimental, a la hija de ella y a un oficial de la Fuerza Pública en Manuel Antonio, Quepos.

Tras la muerte de su líder, los demás sospechosos tomaron la decisión de separarse y salir de Quepos, pues sabían que la policía y sus rivales los estaban siguiendo.

Por este motivo es que los sospechosos fueron detenidos en distintos puntos del país. Cascante cayó en San Diego de La Unión, Chaves en Río Blanco de Limón, Amaya en Bahía Drake y Mesén en La Fortuna de San Carlos.

Todo un contingente de policías participaron en las capturas de los sospechosos. Foto: Archivo LT
Todo un contingente de policías participaron en las capturas de los sospechosos. Foto: Archivo LT

El día de las capturas Wálter Espinoza, director del OIJ, afirmó que el ataque nació por varios motivos.

“Tenían problemas de naturaleza personal, habían discutido afuera de una discoteca en Quepos y además había un problema de índole pasional relacionado con una mujer que habitaba en esa vivienda (donde dispararon)”, explicó Espinoza.

De acuerdo con la investigación, Kenneth Flores (uno de los que murió) tuvo una relación sentimental con una joven que aparentemente había sido novia de uno de los sospechosos.

Mamá y nuera sobrevivieron

El día de la balacera también estaban en la casa Marielos Obando, conocida como la Macha (mamá de Keneth y Deymond) y su nuera, Lorian Chacón, de 18 años, ellas se salvaron de morir al esconderse en un baño y detrás de un sillón.

Marielos Obando,
Marielos Obando, "La Macha", mamá de dos fallecidos sobrevivió el ataque y con la sangre se dibujó una cruz en la cara. Fotos: Wilbert Hernández.

Keneth tenía antecedentes por violencia doméstica, receptación y por daños, mientras que Valverde por tentativa de homicidio, tráfico de drogas y delitos contra la propiedad.

Mientras que los menores eran estudiantes del colegio de la localidad.