Silvia Coto.12 diciembre, 2018
El menor fue despedido este miércoles en San Antonio de Sabalito. Foto: Alfonso Quesada
El menor fue despedido este miércoles en San Antonio de Sabalito. Foto: Alfonso Quesada

Doña María Villalobos todavía no puede creer que su sobrinito Allan Villalobos Molina, de 12 años, murió ahogado en el paseo que organizaron los papás como regalo por la graduación de sexto grado de los estudiantes de la escuela San Antonio de Sabalito

“Mi sobrinito contaba los días para ir al paseo en que murió, era un paseo esperado, era la primera vez que iba a un hotel de lujo”, dijo Villalobos en su casa en San Antonio de Sabalito en Coto Brus.

La mujer relató que ella también fue al hotel junto a su hija que también estaba en sexto, además contó que Allan iba con el papá, Wilfredo Villalobos, y con la hermana, Valeria, quien es mayor de edad.

“Llegamos a Golfito como a las nueve y media de la mañana. Íbamos unas sesenta y cinco personas entre adultos y niños, el viaje lo organizamos los padres de familia, desde hace como dos meses habíamos empezado”.

El viaje que era un premio por tanto esfuerzo de los estudiantes se convirtió en una pesadilla.

“Ese domingo como a las once y media yo estaba en la piscina con mi hija y mi sobrina Valeria, Wilfredo, el padre de Allan, no estaba en la piscina y no lo tenía a mi vista. Allan estaba jugando con otro niño dentro de la piscina, ya iba ser la hora del almuerzo entonces nosotras nos salimos, pero los niños se quedaron jugando”, dijo la tía.

La piscina tenía dos niveles, uno de ellos muy profundo.

Allan Villalobos, tenía 12 años y era muy buen estudiante. Foto: Cortesía
Allan Villalobos, tenía 12 años y era muy buen estudiante. Foto: Cortesía

“Poco después de salirme empecé a escuchar gritos de que dos niños se estaban ahogando, cuando logré llegar hasta donde estaba mi sobrino y el otro niño ya los habían sacado del agua y otras personas estaban haciéndoles masajes para revivirlos.

"Allan se veía muy mal, no reaccionaba, estaba como morado, a los dos se los llevaron para el hospital en un carro particular y al rato nos avisaron que Allan había fallecido, su papá se descompuso y también lo tuvieron que llevar al hospital”, dijo María, quien comentó que en ese momento todos empezaron a llorar.

El pequeño vivía en San Antonio, pero su familia se fue a vivir hace cuatro meses a Cañas Gordas, el cuerpo del menorcito fue velado la noche del martes y este miércoles será sepultado al mediodía en San Antonio.

La familia no sabe cómo va hacer para afrontar los gastos del funeral porque ellos se dedican a la agricultura y con costos salen adelante, si usted desea ayudarlos puede llamarlos al 8780-6042.

“La comunidad está consternada y nos ha ayudado mucho”, dijo la tía.

Un familiar del otro menorcito que casi se ahoga comentó que esperan que este miércoles al niño lo den de alta.