Sucesos

(Video) Tráfico dispara y mata a chofer que iba a atropellar a una oficial

Autoridades sospechan que chofer decidió seguir porque andaba carga de guaro de contrabando y no tenía licencia

El no tener licencia y tratar de evitar que le decomisaran algunas botellas de licor de aparente contrabando serían las dos razones por las que un joven murió después de que un tráfico le disparara.

Todo indica que el hombre aceleró y atentó contra una policía de Tránsito en Tárcoles, en Garabito de Puntarenas.

El suceso ocurrió a las 8 de la mañana de este miércoles cuando Yeimir Jesús Sanchez Alvarado de 24 años, iba cerca del puente sobre el río Tárcoles, en sentido Jacó-Orotina.

Un oficial de apellidos Agüero Guevara y su compañera de apellidos Rodriguez Esquivel habían montado un retén de rutina en ese lugar.

Según las primeras investigaciones de las autoridades, cuando los tráficos le hicieron señales al joven para que parara él no lo hizo, más bien aceleró y trató de atropellar a Rodríguez.

El oficial Agüero, al ver lo que sucedía, disparó contra el auto con su arma de reglamento y le dio al chofer en la cabeza. El carro del sospechoso siempre golpeó a la oficial en una pierna y ella cayó.

El balazo hizo que Sánchez perdiera el control y se estrellara contra una barrera de cemento a la entrada al puente.

José Luis Jiménez, jefe de la Policía de Tránsito en Puntarenas, explicó así lo que pasó: “El paciente queda con una herida en la cabeza y muere cuando era atendido en sala de operaciones del Hospital Monseñor Sanabria. No tiene licencia y transportaba algún contrabando de licor, fue tal vez ese el motivo por el cual quiso evadir el retén”.

Sánchez falleció a las 10 de la mañana.

Según Alberto Barquero, subdirector de Tránsito, los dos oficiales que se encontraban en el retén del puente fueron llevados por la Cruz Roja a la clínica local después del hecho.

“Los compañeros actuaron mientras hacían su trabajo, es algo de la labor policial. Es algo a lo que estamos expuestos todos los días por ponernos este uniforme y parar gente. Uno nunca sabe a quién está parando, ellos (los tráficos involucrados en la situación) son relativamente nuevos y están muy nerviosos por lo ocurrido. La Policía de Tránsito también hace una investigación interna”, dijo Barquero.

La multa para un chofer que ande sin licencia es de ¢105.520.

Carro sellado

El director del OIJ, Walter Espinoza, dijo que están en una fase preliminar de la investigación; sin embargo, ya realizaron un informe para que la Fiscalía establezca las respectivas responsabilidades. Además indicó que el joven recibió un balazo en el lado izquierdo de la cabeza.

“Quedan pendientes los resultados de la autopsia y además se decomisaron las armas de las personas que estaban en el lugar”, dijo Espinoza.

Indicó que el carro del chofer fue sellado y enviado a la Medicatura Forense.

Sánchez era oriundo de San Vito de Coto Brus, soltero y padre de un niño de tres años. Un familiar suyo indicó por teléfono que era taxista informal y andaba haciendo un mandado.

“Creemos que se asustó porque no tenía licencia, pero se le había dicho varias veces, igual esa no era razón para matarlo”, dijo el familiar.

¿Legítima defensa?

La abogada penalista Yorleny Clarke explicó que en este caso primero se debe esperar a que los agentes del OIJ determinen cómo pasó todo.

“Primero el oficial debe demostrar que actuó en legítima defensa, como lo establece el artículo 28 del Código Penal. En ese momento el carro de la persona sospechosa también se convirtió en un arma, además hay que tomar en cuenta que él (el tráfico) estaba cumpliendo con las funciones de su cargo, por eso están armados. En la legítima defensa se toman en cuentan muchas cosas, como que no lo haya atacado o disparado (a la víctima) por la espalda o que no hubiera otra forma de evitar que una situación se diera”, dijo Clarke.

El 6 de junio del 2011, un hombre de apellido Román y conocido como Coquín, asesinó al oficial de Tránsito Danny Sandoval Mora en el barrio San Agustín, en Cinco Esquinas de Tibás.

Román forcejeó con el policía hasta que le quitó el arma, con la que le disparó tres veces y huyó.

El 18 de diciembre del 2002 un hombre de apellidos Rosales Espinoza manejaba tomado y atropelló y mató al oficial Édgar Araya Fallas, de 36 años, en Alajuela.

Silvia Coto

Periodista de sucesos y judiciales. Bachiller en Ciencias de la Comunicación Colectiva con énfasis en Periodismo. Labora en Grupo Nación desde el 2010.