Adrían Galeano Calvo.5 julio
Don Rafael era feliz en medio de sus 35 mascotas. Foto cortesía Mariana Segura.
Don Rafael era feliz en medio de sus 35 mascotas. Foto cortesía Mariana Segura.

El homicidio de don Rafael Mejías Alvarado, de 73 años, causó que tres de los 35 perritos que él cuidaba, murieran de tristeza, los peluditos perdieron las fuerzas al ver que su dueño no regresaba a casa.

Tras la muerte del viejito, los otros 32 perros quedaron a su suerte; sin embargo, un hermano del señor y un grupo de personas de gran corazón están haciendo todo lo posible por cuidarlos y encontrarles un mejor hogar.

Don Rafael falleció el pasado miércoles 12 de junio, cuando aparentemente dos mocosos, de 15 y 20 años, lo atacaron a machetazos cuando estaba dentro de su propiedad en El Jardín, en La Rita de Pococí.

Aparentemente los sospechosos querían asaltar al señor y robar en su casa.

Desde ese trágico día, don Fernando Alvarado, hermano del fallecido, se hizo cargo de los peluditos con ayuda de su hijo, pero el trabajo se les ha complicado mucho debido a la cantidad de perros y la falta de alimento.

Ayuda necesaria

A los pocos días del crimen, varias personas empezaron a contactar a don Fernando para ofrecerle ayuda. Entre ellas Mariana Segura y Hellen Carter, dos vecinas de Ticabán de Pococí que decidieron no quedarse de brazos cruzados al ver la necesidad de los animales.

Los peluditos todavía están dentro de la propiedad que le pertenecía a Mejías. Foto cortesía Mariana Segura.
Los peluditos todavía están dentro de la propiedad que le pertenecía a Mejías. Foto cortesía Mariana Segura.

“Nosotras nos dimos cuenta de lo que pasó por una nota que salió en La Teja y como los perritos no tienen a nadie que se encargue de ellos decidimos ayudar. El hermano del señor y su hijo los alimentan, pero nosotras colaboramos con lo que es el alimento y otras donaciones”, explicó Segura.

Mariana dijo que también han recibido la ayuda de siete rescatistas de San José, quienes se han puesto las pilas para recoger ayudas y comida para los peluditos. Además, están planeando visitar la finca para revisar con más cuidado a los animalitos.

“Desde que el señor murió, nosotros estamos ayudando, fue algo que nos nació, fue como una sensación de que no debíamos dejarlos solos, que teníamos que darles la ayuda que necesitaban en ese momento”, contó.

Si usted desea hacer alguna donación económica o de alimento, o si quiere adoptar a uno de los perritos, puede contactar a Mariana al teléfono 8318-4794 o a Hellen al 8584-2408.
Tristeza se los llevó

Segura contó que la primera vez que fueron a ver a los perritos estos estaban muy asustados, como que sabían que algo le había pasado a su dueño.

La joven dijo que todos los peluditos estaban en buenas condiciones, hasta gorditos se veían, pero destacó que había tres a los que sí se les notaba mucha tristeza en su mirada.

Los perritos están a la espera de un nuevo hogar. Foto cortesía Mariana Segura.
Los perritos están a la espera de un nuevo hogar. Foto cortesía Mariana Segura.

“En estos días se murieron tres perritos, estaban como deprimidos por el fallecimiento del señor. Nos contó el sobrino que se murieron a la par de la cama de don Rafael, como que lo estaban esperando”, añadió.

Aunque esos tres fallecieron, Mariana dijo que el grupo podría crecer en muy poco tiempo pues se enteraron de que hay dos perritas que están embarazadas.

“La verdad es que el señor a todos los tenia bien gordos, no hemos visto a ninguno desnutrido, solo hemos visto algunos con problemas de piel como alergias y cosas así”, Mariana Segura.
Nuevo hogar

De momento los 32 peluditos siguen viviendo dentro de la propiedad que le pertenecía a don Rafael, pero los rescatistas temen que algo les pueda pasar o que alguien les llegue a hacer algún daño. Por este motivo es que están en busca a personas responsables que quieran darles un nuevo hogar.

Segura contó que unos veterinarios les donaron unos servicios de castración, por lo que el plan que tienen es que todos los perritos pasen por ese procedimiento para que así sea más sencillo que alguien los adopte.

En cuanto al caso por la muerte de don Rafael, el OIJ mantiene como sospechosos a un joven de 15 años, quien habría sido el que lo atacó con un machete, y a un muchacho apellidado Montenegro, quien habría sido cómplice del crimen.