Silvia Coto.26 septiembre, 2018
Los jóvenes fallecieron dentro del carro. Foto: Cortesía
Los jóvenes fallecieron dentro del carro. Foto: Cortesía

Eduardo Quesada se salvó de ser víctima de una balacera que acabó con la vida de tres jóvenes la noche del martes en Ipís de Goicoechea porque decidió no sacar a pasear a su perro a la misma hora de todos los días y fue justo que se dio el triple asesinato.

El tiroteo fue a las 10:45 de la noche cuando Brandon Quesada Monge, Kevin Artavia Arguedas y Warner Enrique Briceño Arguedas estaba dentro de un carro estacionado en el barrio Nazareno, frente al salón comunal.

Al parecer, dos carros llegaron, los rodearon y abrieron fuego contra ellos. Los jóvenes recibieron muchos balazos y cuando las autoridades llegaron los encontraron sin vida, uno en el asiento delantero y dos en el trasero.

El carro aparece registrada a nombre de una mujer de apellidos Lizano Mejías.

Luis Alberto Mata, jefe de Homicidios del OIJ, indicó que Kevin pertenecía a una banda que vendía drogas.

Los portones de esta casa fueron traspasados por las balas. Foto Jeffrey Zamora
Los portones de esta casa fueron traspasados por las balas. Foto Jeffrey Zamora

“Los otros dos muchachos no eran conocidos para nosotros”, dijo Mata.

En el portón de la casa de don Eduardo quedaron seis balazos.

“Yo siempre saco el perro de la casa a esa hora pero decidí por cosas de la vida dejarlo para el miércoles”, dijo Quesada.

Al momento del ataque, Quesada estaba con su esposa, María Mayorga, y un hijo de 21 años. Escucharon lo que parecía ser una persecución entre dos vehículos y que terminó frente a la casa de ellos.

Después oyeron balazos tras lo cual hubo una pequeña pausa que dio paso a otra ráfaga de balazos. Ellos aseguraron que lo que ocurrió en la urbanización La Floresta fue una lluvia de balas.

Quesada y su familia tienen 21 años de vivir en ese lugar.

Otro de los vecinos, don Tobías Arroyo, aseguró que nunca había ocurrido algo similar en este barrio. Dice que es posible oír un balazo de vez en cuando, pero jamás había presenciado una escena como la del martes en la noche.

Quesada, quien colabora con la banda del Liceo de Coronado, se mostró sorprendido al percatarse que uno de los fallecidos había sido miembro del conjunto musical durante su niñez. “No lo reconocí al principio, pero después me dí cuenta de que era un muchacho que había estado con nosotros en la banda”, añadió.

Al parecer, los tres hombres asesinados eran de la zona y no se les conocía oficio o estudio.

Mata aseguró que sospechan que se debe a un ajuste de cuentas por control de territorios para la venta de droga.

Al domingo pasado, el OIJ registraba 429 asesinatos.

*Colaboró con esta información Marco Marín