Edgar Chinchilla.17 noviembre, 2018

Unos vecinos de San Carlos decidieron tomar la justicia en sus manos y detener a un bicho que es conocido como “Rata” y quien aparentemente se metió en un comedor infantil para robarse toda la comida que le iban a dar a los chiquitos.

El maleante es un nicaragüense de apellido Cajina, de 23 años, quien fue detenido la mañana de este sábado por un grupo de vecinos que forman parte del grupo de seguridad comunitaria de Puerto Escondido en Pital de San Carlos.

“Uno de los miembros de la policía comunitaria de Puerto Escondido nos informó que este sujeto venía saliendo de una finca en actitud sospechosa, entonces coordinamos entre todos para hacerle un arresto ciudadano y ahí nos dimos cuenta de que se trataba del famoso Rata. Ahora estamos esperando que se cumplan las leyes en Costa Rica porque tiene muchas causas abiertas”, explicó Michael Calvo, quien forma parte del grupo de seguridad comunitaria.

Los vecinos le facilitaron el brete a la Fuerza Pública. Foto Edgar Chinchilla.
Los vecinos le facilitaron el brete a la Fuerza Pública. Foto Edgar Chinchilla.
Arrasó con todo

A “Rata” lo andaban buscando por todo lado porque aparentemente la noche del miércoles 14 de noviembre se metió a robar al comedor de la escuela Clemente Marín de Cuatro Esquinas de Pital.

El maleantazo arrasó con todo lo que se encontró a su paso, ya que dicen que se robó toda la carne y los víveres que las cocineras iban a usar para alimentar a los más de 600 niños que van a esta escuelita, que es de atención prioritaria. Al bicho no le bastó con llevarse la comida ya que también se echó a la bolsa varios electrodomésticos, unos ventiladores y una impresora.

Con las manos en la masa

De lo que no se dio cuenta “Rata” es que dentro del comedor había una cámara de seguridad que grabó todas las fechorías que cometió, incluso alcanzó a grabarle con todo detalle la cara y el tatuaje que tiene en su hombro izquierdo.

El maleante no contó con que la escuelita tuviera una cámara de seguridad. Foto Edgar Chinchilla.
El maleante no contó con que la escuelita tuviera una cámara de seguridad. Foto Edgar Chinchilla.

En las imágenes también quedó grabado cuando Cajina sacó una caja de helados y empezó a mandarse sabroso, como si estuviera tranquilamente en la sala de su casa.

“Esta labor es muy importante porque sí se ha visto mucha situación de robo, drogas y demás en este distrito, por eso es importante destacar el trabajo que están haciendo las comunidades, en este caso yo resalto el trabajo que hizo el grupo en capturar a este supuesto delincuente”, dijo Gina Vargas, regidora municipal.

Según trascendió, Cajina es vecino del barrio chino de Pital y cuenta con causas abiertas por robos y hurtos cometidos en esa localidad.