Rocío Sandí.5 agosto

Los vecinos de Alajuelita extrañarán sin duda a Edwin Díaz Atencio, de 43 años y a quien le decían “Wampiro”, asesinado en una balacera en la que murieron dos hombres más.

El suceso ocurrió el domingo a las 10:30 de la noche en el centro de Alajuelita, frente al Banco Popular.

El bar en el que estuvieron compartiendo los hombres está a unos 30 metros de donde los mataron a balazos. Foto: Rocío Sandí.
El bar en el que estuvieron compartiendo los hombres está a unos 30 metros de donde los mataron a balazos. Foto: Rocío Sandí.

Según informó Wálter Espinoza, director del Organismo de Investigación Judicial (OIJ), Wampi y dos amigos suyos –identificados como Ademar Portuguez Madrigal, de 42 años, y Luis Diego Vega Rojas, de 43– estuvieron compartiendo un rato en el bar Mi Barcito, cerca de la sucursal del banco.

Al salir, los hombres caminaron hacia el carro de Portuguez, que estaba a 30 metros del bar, y antes de que subieran fueron atacados a balazos por al menos tres hombres que iban en un carro gris.

Espinoza dijo que los tres sospechosos dispararon varias veces contra los tres hombres. Les dieron en la cabeza, el pecho, el estómago, los brazos y las piernas. La muerte fue inmediata.

Los agentes judiciales que llegaron recogieron 31 casquillos de pistola 9 milímetros y estuvieron en el sitio hasta las 6 de la mañana de este lunes. Horas después otro grupo regresó a la escena del crimen a revisar de nuevo.

Los agentes judiciales regresaron este lunes a la escena del crimen para hacer una nueva revisión. Foto: Rocío Sandí.
Los agentes judiciales regresaron este lunes a la escena del crimen para hacer una nueva revisión. Foto: Rocío Sandí.

Ellos también revisaron los alrededores en busca de videos de seguridad y testimonios de lugareños que contribuyan con la investigación.

Buenos recuerdos

Este lunes en las cercanías del banco se respiraba un aire de intranquilidad y dolor por el terrible hecho. Pese a que los vecinos tenían temor de hablar del tema, ellos sí dijeron que Wampiro era una persona alegre y tranquila que nunca se metía con nadie.

“Él pasaba siempre en el centro de Alajuelita, lavaba carros y también los cuidaba; además cortaba zacate y hacía cualquier cosa para poder ganarse sus cinquitos”, recordó una mujer quien prefirió no decir el nombre.

Otro lugareño que tampoco quiso identificarse dijo que Wampi era muy alegre y un apasionado del karaoke, así que cada vez que podía iba a cantar a los bares para entretenerse.

Wampiro se ganaba la vida cuidando y lavando carros. Foto: Tomada de Facebook.
Wampiro se ganaba la vida cuidando y lavando carros. Foto: Tomada de Facebook.

“Él siempre andaba sonriente y si uno ocupaba que le hiciera un mandado lo hacía con gusto, eso hizo que se ganara el cariño de la gente. Es muy duro saber que él murió de esa manera porque hasta donde nosotros sabemos no tenía problemas con nadie”, relató.

Pese a que el OIJ informó que Edwin estuvo compartiendo con los otros dos hombres dentro del bar, en el lugar circula la versión de que él estaba afuera del local cuidando carros y que fue una víctima inocente del tiroteo.

El periódico Alajuelita Hoy lamentó la muerte de Wampi y lo describió como un personaje querido por todos.

“Hoy, el pueblo de Alajuelita lamenta profundamente la muerte de Edwin, un ser humano que se ganó el cariño y el aprecio de la gente por su auténtica forma de ser.

“Conocimos a Edwin hace muchos años atrás, un hombre humilde, alegre, servicial, buen amigo y sobretodo pulseador, quien se ganaba la vida cuidando y lavando carros en algunas casas y negocios del cantón”, detalló la nota.

Posible ajuste de cuentas

El jefe del OIJ detalló que aunque la investigación del caso apenas está iniciando y aún no tienen claro el móvil del hecho, todo parece indicar que se trata de un ajuste de cuentas.

Espinoza detalló que el único de los fallecidos que había tenido problemas con la justicia en el pasado era Portuguez, él tenía antecedentes por portación ilegal de armas, lesiones, robo, asalto y estafa.

Los investigadores están tratando de averiguar si el ataque era dirigido específicamente a él o si en realidad los gatilleros pretendían matar a los tres hombres.

Actualmente Portuguez se ganaba la vida como copropietario en un gimnasio localizado en Alajuela y como importador de tenis. El carro de él, un Mercedez Benz, fue sellado y decomisado por los agentes judiciales para revisarlo en el Complejo de Ciencias Forenses.

En lo que va del año se han registrado 303 homicidios, mientras a la misma fecha del año pasado se habían dado 380.

Wálter Espinoza, director del OIJ: “Cuando revisaron los cadáveres no les encontraron armas, solo celulares, billeteras y documentos personales, ahora hay que esperar para ver que se encuentra en el carro”.
Los investigadores recogieron 31 casquillos de pistola nueve milímetros. Foto: Rocío Sandí.
Los investigadores recogieron 31 casquillos de pistola nueve milímetros. Foto: Rocío Sandí.