Keyna Calderón, Rocío Sandí.3 noviembre, 2019

Un desalmado le clavó un cuchillo a una mamá gata en la cabecita.

El terrible hecho se dio este jueves en Cervantes de Alvarado, Cartago.

La rescatista Alejandra Maroto contó que la felina, a la que bautizaron como Ángela, llegó apenas hace una semana a la casa de una mujer cuando estaba a punto de dar a luz.

El cuchillo le perforó parte del cerebro. Foto: Keyna Calderón.
El cuchillo le perforó parte del cerebro. Foto: Keyna Calderón.

“Cuando me llamaron para contarme la situación (del embarazo) yo le pregunté a la mujer que si ella podía hacerse cargo de la gatica mientras yo me encargaba de buscarle un hogar y castrarla y me respondió que sí.

Ayer (jueves) me llamó de nuevo y me dijo que estaba muy asustada porque cuando regresó de hacer un mandado escuchó a la gata haciendo sonidos muy feos y al ir a verla le encontró con el cuchillo en la cabeza", contó Maroto.

Maroto fue a la delegación de la Fuerza Pública de Pacayas y le pidió a unos oficiales que la acompañaran para que hicieran un parte sobre la agresión del animal y así poner una denuncia en el Organismo de Investigación Judicial (OIJ).

Luego la rescatista llevó a la gatica a la veterinaria Acrópolis, en Cartago y la doctora que la atendió dijo que había que hacerle unas placas, por lo que la llevó a la veterinaria Luka y ahí le hicieron los exámenes.

En las placas se logra ver que el cuchillo tocó el cerebro de la gatica, por lo que el pronóstico es reservado y le recomendaron a Maroto que la llevara donde un especialista en ortopedia.

La peludita ya camina pero no quiere comer. Foto: Keyna Calderón.
La peludita ya camina pero no quiere comer. Foto: Keyna Calderón.

“La llevé donde el doctor Daniel Chavarría, de la Clínica San Martín, en Sabanilla de Montes de Oca, cuando la recibió lo primero que hizo fue quitarle el cuchillo. El especialista me dijo que había que esperar para ver si sobrevive y en caso de que lo haga, ver cómo va a evolucionar por el daño tan serio que tuvo.

“Aún no sabemos las secuelas que esto va a tener, quedó internada y va a tener que estar ahí por lo menos cinco días. El problema que tenemos es que ella tiene cinco cachorros de menos de ocho días de nacidos y nos preocupa porque en ese estado ella no puede cuidarlos”, explicó Maroto.

No quiere comer

El veterinario Chavarría contó este viernes en la tarde que Ángela ya está despierta y camina, pero que no ha querido comer.

“Ella está consciente, pero aún no está fuera de peligro, hay que esperar para ver si va a tener secuelas, podría llegar a convulsionar, por ejemplo, por eso sigue en observación.

La gatica ya camina pero no quiere comer

“Cuando ella llegó a mi consultorio (el jueves como a las 5 p. m.) estaba sedada y fue bastante complicado quitarle el cuchillo porque estaba muy pegado, ya como a las nueve de la noche despertó”, detalló.

El especialista dijo que esta es la primera vez que atiende un caso así.

La rescatista dice que aunque no saben quién fue el salvaje que le hizo el daño a la gatica, tienen claro que fue algún vecino cercano a la casa en la que la estaban cuidando, ya que la felina no pudo haber caminado mucho con el cuchillo clavado en la cabeza.

“Yo puse la denuncia ayer mismo (jueves) cuando regresé de dejar la gata internada. Tenemos la ley contra el maltrato animal pero ni la Fuerza Pública ni el OIJ saben cómo proceder, en este caso”, comentó.

La Teja consultó a la oficina de prensa de la Policía Judicial cómo es el proceder de la institución en estos casos, pero al cierre de edición de esta nota no recibimos respuesta.

Estos son los hijos de la gatica que ocupan una mamá nodriza. Foto: Keyna Calderón.
Estos son los hijos de la gatica que ocupan una mamá nodriza. Foto: Keyna Calderón.

Mientras la felina lucha por su vida, Maroto está tratando de salvar a los gaticos, ya que están muy pequeños para sobrevivir por sí solos.

“Ahorita yo tengo los gatitos y les estoy dando una leche especial. Ando en busca de una mamá nodriza para que los cuide, lo mejor sería que una familia pueda recibir a todos los cachorros para no tener que separarlos".

Si usted tiene una gatica que podría ser la mamá adoptiva de los pequeños, llame a la rescatista al teléfono 8316-6458.

Además, si quiere colaborar con los gastos veterinarios de Ángela puede hacer un depósito a la cuenta del BAC 907812127 y especificar en el detalle el nombre de la gatica, luego deben enviar el comprobante de depósito a la rescatista.

“Tuvimos que ponerle un injerto de plaquetas para sellar la herida que es de unos dos centímetros de profundidad”, Daniel Chavarría, veterinario